El Comercio

Un estudio detecta defectos «críticos» en el puente de Arriondas

Estado actual que presenta el puente de Emilio Llamedo Olivera y que da acceso a la localidad de Arriondas.
Estado actual que presenta el puente de Emilio Llamedo Olivera y que da acceso a la localidad de Arriondas. / FOTOS: NEL ACEBAL
  • Los técnicos aprecian problemas de seguridad y accesibilidad y urgen a la reforma, que costará 350.000 euros y se espera para 2017

El Ayuntamiento de Parres, en un intento de sacar adelante el proyecto de reforma del puente de Arriondas, ha encargado a los técnicos municipales un informe para analizar las condiciones de accesibilidad y seguridad de esta emblemática infraestructura, en relación con el uso peatonal del mismo. El estudio describe en 14 páginas las importantes deficiencias que presenta el puente Emilio Llamedo Olivera, de acceso a la localidad de Arriondas. Y concluye que «las aceras del puente no se ajustan a lo establecido en la normativa vigente en materia de accesibilidad y supresión de barreras».

El puente de Arriondas es de titularidad estatal, por esta estructura discurre la carretera nacional 634. Su mejora es una demanda histórica del Ayuntamiento de Parres, un acondicionamiento que cuenta con «gran presión social» y que ahora se volverá a reivindicar en base a «criterios de seguridad».

Sólo en reforzar las barandillas, el consistorio parragués invierte cada año, para la fiesta del Descenso Internacional del Sella, entorno a 3.000 euros. El alcalde de Parres, Emilio García Longo, a la vista de las recomendaciones del estudio, enviará el documento al Principado para que interceda en la «urgencia» de rehabilitar esta infraestructura con el nuevo ministro de Fomento y exacalde de Santander, Íñigo de la Serna, y lograr que la ejecución de la obra «quede resuelta de cara al próximo Sella», según el regidor.

El informe constata importantes deficiencias de accesibilidad y seguridad. Las aceras incumplen la normativa y también la barandilla, en altura. El documento sostiene que la diferencia entre la urbanización y la normativa vigente es «notable». Se refiere así al ancho de las aceras, «crítico» en los enlaces entre la avenida de Europa y los accesos al puente. Pasan de tener 2,9 metros a uno escaso. La falta de señalización, en el pavimento y verticalmente, en los itinerarios peatonales o los escalones del enlace de la avenida de Europa y el puente así como la falta de modificación de textura y color del pavimento para indicar los cambios de dirección son otros incumplimientos que detecta el estudio.

El documento señala también como deficiencias los vados en los tramos de enlace entre las aceras de la avenida de Europa y las del puente así como las aberturas y espacios libres entre elementos verticales de las barandillas metálicas. Por último, alude a la altura de la barandilla y la considera «crítica».

Lo que reclama el Ayuntamiento parragués es ampliar el tablero del puente Emilio Llamedo Olivera para sí poder dotarlo de aceras más anchas. De esta manera se lograría dejar un mayor espacio para los peatones y se acabaría con los problemas que existen en la actualidad cada vez que se cruzan dos grupos de personas -alguien siempre acaba invadiendo la carretera para poder pasar- o las dificultades que encuentran las personas con movilidad reducida para transitar por este paso. Otra de las actuaciones que urgen es la sustitución de barandillas por otras más estables y que no sea preciso renovar anualmente y que al mismo tiempo cumplan la normativa en altura. La mejora de la iluminación también está contemplada en el proyecto. Según el alcalde, la obra ascendería a unos 350.000 euros, «creo que para la Confederación Hidrográfica no es una obra insalvable y entendemos que tienen que asumirla cuanto antes, hay que abordarla ya».

La obra, según Emilio García, no obligará a cortar el acceso por el puente ya que se podría ejecutar por fases e ir derivando el tráfico rodado y peatonal convenientemente por otra parte de la infraestructura.