El Comercio

Dos pueblos ejemplares

Los vecinos de Bode durante las últimas fiestas de San Pedro, celebración que recuperaron hace dos años.
Los vecinos de Bode durante las últimas fiestas de San Pedro, celebración que recuperaron hace dos años. / N. A.
  • Mañana el jurado recorrerá estas dos localidades rurales y fallará el galardón que se entregará el sábado dentro de los actos del Certamen de la Castaña

  • Sinariega y Bode optan a hacerse con este premio que desde hace cuatro años concede el Consistorio de Parres

Sinariega y Bode optan a ser el cuarto Pueblo Ejemplar de Parres. Mañana martes, una comitiva municipal recorrerá ambas poblaciones rurales y fallará el premio que se entregará el sábado día 12 durante el certamen de la Castaña en Arriondas. Ganará el que más destaque en la defensa y conservación de su entorno natural, su patrimonio histórico o cultural, la realización de obras comunales y el que haya tenido las manifestaciones de solidaridad más sobresalientes.

El jurado de este concurso está presidido por el Cronista Oficial del concejo, Francisco Rozada; y cuatro vocales de Hotupa (Hostelería y Turismo de Parres), el Grupo de Montaña Picu Pienzu, la AMPA del IESO El Sueve y la asociación Parres-Kinshasa. En anteriores convocatorias resultaron elegidas la localidad de Avalle, la asociación cultural San Roque Arobes y la Sociedad de Festejos de La Roza de Parres. En esta ocasión, se disputan el premio en metálico Sinariega y Bode.

El pueblo de Sinariega (Cayarga), a 8 kilómetros de Arriondas por la PR-1, tiene 18 habitantes. Opta a este reconocimiento por tercer año consecutivo. Los vecinos han elaborado un trabajo de 54 páginas con numerosas fotos para explicar su candidatura. En el dossier destacan la rehabilitación de todas sus casas respetando la forma y estructuras originales, las cuadras, los siete hórreos y tres capillas que tienen. Con la contribución vecinal han logrado reparar la capilla de San Nicolás y su campana de 1701, las traídas de agua del pueblo en 1965 y 1999 y la limpieza del entorno de la fuente. Sinariega presenta a cada uno de los vecinos, sus casas y sus barrios para describir, a continuación, la recuperación de la fiesta de San Nicolás, con romería tradicional, y la colocación del belén de la capilla además del concurso de dibujo infantil que realizan. El mantenimiento del cementerio y de sus caminos, la publicación del libro de Sinariega, el título de la Mejor Sidra Casera de Asturias o el repaso a las actividades rurales del pueblo (segar a guadaña, confeccionar facinas, elaboración de sidra o la tradicional matanza de San Martín).

Dos pueblos ejemplares

También dedican un apartado a la construcción en 2008 de una bolera con la que recuperaron la afición del pueblo tras 50 años sin ésta práctica. Sinariega también es un pueblo de caza y los vecinos rescataron su afición organizando el mes pasado una cacería «a la antigua usanza», es decir, sin emisoras, con escopetas y calzado de los años cincuenta. Sebastián Solís es uno de los promotores de esta candidatura y afirma que si ganan «invertiremos el premio en derribar el depósito de agua antiguo para construir una fuente y un área de descanso en la que haremos un reconocimiento a todos los vecinos que han trabajado para traer el agua al pueblo».

Cuarto intento

Pero en Bode, a 3 kilómetros del hospital de Arriondas, sus 55 vecinos tampoco se quedan atrás. Se han presentado a todas las candidaturas y este año confían en ganar. Se definen como un pueblo en crecimiento y con un gran asociacionismo que aglutina el gran acogimiento a los llegados de fuera y la unión de todos en actividades por el bien común. Según la portavoz vecinal, Clara Gutierrez, «somos un ejemplo en la conservación del pueblo». Y da fe de ello su colección de fotos antiguas de este núcleo rural, más de 500 ilustraciones. «El viernes todavía me entregaron 30 en blanco y negro», dice Gutiérrez. En su candidatura, el pueblo presume de que «hemos trabajado mucho en sextaferias, recuperando caminos, entornos señalados como el cementerio o la iglesia. Juntos también han acondicionado una zona nueva de aparcamientos, han hecho posible la traída de agua con un depósito nuevo y se ocupan del mantenimiento de su población. Con la implantación de un hotel y un obrador tradicional, los vecinos hacen a veces de guías turísticos para los visitantes y colaboran en la celebración de un magüestu, la colocación del belén y en varias meriendas vecinales. Entre todos recuperaron la fiesta de San Pedro hace dos años, después de 34 sin celebrarse. Dice la portavoz que «después de cuatro años nos ha llegado el momento». Si resultan elegidos, van a construir una fuente y un lavadero en un lugar que todavía no tienen decidido.