El Comercio

Parte del tramo afectado por el nuevo deslinde en Ribadesella.
Parte del tramo afectado por el nuevo deslinde en Ribadesella. / N. A.

Costas aprueba un deslinde de 3.149 metros en la ría de Ribadesella

  • En el Ayuntamiento consideran que debe estar relacionado con la senda fluvial que se quiere habilitar en la avenida de Tito Bustillo

La Demarcación de Costas en Asturias ha iniciado un nuevo expediente de deslinde del dominio público marítimo-terrestre en la villa de Ribadesella. En esta ocasión, solo afecta a dos tramos costeros que suman 3.149 metros. El primero se sitúa en la margen izquierda de la ría del Sella, entre el polideportivo municipal y la cueva de Tito Bustillo. El segundo corresponde a la desembocadura del río San Pedro hasta el puente del Pilar, exceptuando la urbanización Astursella. Los interesados pueden consultar el expediente en las dependencias del Servicio de Gestión del Dominio Público de la Demarcación de Costas de Asturias y disponen de un mes de plazo para presentar las alegaciones que estimen oportunas.

En esta ocasión se trata de un deslinde provisional que surge tras la construcción de la senda peatonal en la margen derecha del Malecón, en la desembocadura del río San Pedro y del interés mostrado por el Ayuntamiento de Ribadesella para habilitar otra senda fluvial a lo largo de la avenida de Tito Bustillo. Así lo entiende la alcaldesa de Ribadesella, Charo Fernández. «Al empezar a tramitarse los permisos para esa senda, se han dado cuenta que faltaba por ajustar el deslinde en esa zona y lo han iniciado», explicó.

Los técnicos municipales han iniciado su estudio para saber si hay intereses municipales que puedan verse dañados. A su vez, el expediente estará a disposición de cuantos vecinos puedan verse afectados, «ya que habrá alguna propiedad privada afectada, aunque creemos que fácilmente alegable», añadió la regidora. Los detalles del deslinde no se conocerán hasta que los técnicos municipales no concluyan su trabajo.

Lo que sí se conoce a día de hoy es que los edificios afectados en su día por el viejo canal subterráneo del río San Pedro han quedado liberados tras las obras de construcción del nuevo conducto de desagüe a través de la calle Darío de Regoyos. Es decir, los propietarios de los seis portales de la plaza Jovellanos, los edificios de La Cooperativa y El Arco Iris, junto a varias viviendas unifamiliares de la zona ya no tienen nada que temer. Según Charo Fernández no hay motivo para la alarma porque lo que está planteando Costas son «pequeñas variaciones con las que, a lo mejor, tampoco estamos de acuerdo, pero no son grandes cosas las que se pretenden modificar».

La palabra deslinde se ha convertido en una expresión tabú para buena parte de los vecinos de Ribadesella. El culpable de este rechazo lo tiene el traumático deslinde iniciado por Costas en 1994 y concluido seis años después. Una tramitación que dejó en el aire la titularidad de numerosos inmuebles y con ello los ahorros de varios cientos de riosellanos. Veintidós años después la Demarcación de Costas vuelve a plantear otro deslinde en el concejo, aunque en esta ocasión para una tramo infinitamente menor y con unas consecuencias que, a priori, podrían ser insignificantes. El tiempo lo dirá.