El Comercio

Alfonso Miyares en uno de los primeros plenos de este mandato.
Alfonso Miyares en uno de los primeros plenos de este mandato. / N. A.

Miyares percibe una «caza de brujas en Vecinos por Llanes hacia mi persona»

  • «Siempre he cumplido debidamente las funciones de mi cargo como concejal», responde el edil a las acusaciones realizadas por el alcalde

Alfonso Miyares ha querido pronunciarse respecto a una serie de aspectos que han tenido lugar durante las pasadas jornadas con motivo de la fractura existente en el seno del grupo municipal de Vecinos por Llanes en el Ayuntamiento y que han derivado en acusaciones como las realizadas la pasada semana por el alcalde Enrique Riestra, quien afirmó que su compañero de formación «hace semanas que no viene por el Ayuntamiento» y que «estamos asumiendo su trabajo sus compañeros».

Miyares lamenta que se haya llegado hasta esta situación pero tiene claro cuál es el origen de este conflicto. «El intento de aprobación de los presupuestos (municipales) de 2016 y mi negativa a admitir un documento, que a sabiendas de todo el equipo de gobierno, se sustentaba en irregularidades manifiestas, ha sido el detonante que ha desatado una especie de caza de brujas en Vecinos por Llanes en torno a mi persona; una animadversión manifiesta desde el primer día, que llegó al límite al inicio de la última Asamblea de Vecinos con amenazas incluidas», considera.

El edil se refiere a la tensión que se vivió durante la primera parte de la asamblea celebrada el pasado miércoles en Poo con críticas cruzadas entre las diferentes posturas y durante la que alguno de los integrantes de la organización exigió a Miyares que se pronunciase respecto a si iba a respetar el mandato que le ordenase la asamblea antes de que el concejal impugnase la sesión por no haberse respetado los estatutos de la agrupación de electores en su convocatoria.

Respecto a las acusaciones de Enrique Riestra hacia su concejal sobre que desatiende «las responsabilidades inherentes al cargo que ostenta», Miyares quiere dejar claro su compromiso con los vecinos. «Lejos de la chabacanería y el ataque personal siempre he cumplido debidamente las funciones de mi cargo como concejal, tal y como se puede demostrar». El edil de Vecinos por Llanes añade que «la ente debe conocer que de los tres concejales de mi agrupación yo soy el único que no se encuentra liberado y no tiene asignación económica alguna, al contrario de los otros dos». Estos dos son el alcalde y la edil de Cultura, Marisa Elviro.

«Regeneración democrática»

En su comunicado Miyares lamenta que se haya llegado a la situación actual, manifiesta comprender «las presiones a las que puede estar sometido mi compañero Enrique Riestra», y estima que «debemos ajustar nuestras diferencias de trabajo en otro ámbito y no en el público». Entre esas posturas distintas que mantienen ambos representantes públicos de Vecinos por Llanes está la del acuerdo de gobierno suscrito con Foro Asturias y Partido Popular, como reconoce el propio Miyares. En su comunicado dice textualmente que «al margen de diferencias personales, que no existen, sí existen diferencias profundas sobre el acuerdo de gobierno y su principal cumplimiento que es el de regeneración democrática».

El concejal da a entender que defenderá su postura distinta a la que mantienen sus otros dos compañeros concejales de Vecinos en los órganos correspondientes, como son las asambleas de la agrupación de electores y los plenos municipales del Ayuntamiento llanisco.

Temas