El Comercio

Colunga necesita habilitar una partida presupuestaria para avanzar en el PGO

La villa de Colunga es la capital de este municipio del Oriente asturiano.
La villa de Colunga es la capital de este municipio del Oriente asturiano. / E. C.
  • El alcalde desconoce aún si se podrá incluir esta cuantía en las cuentas del 2017 y afirma que «no es fácil, iría en detrimento de otros proyectos»

El Ayuntamiento de Colunga debe destinar una partida presupuestaria si quiere reiniciar los trabajos del futuro Plan General de Ordenación (PGO), paralizados desde principios de año. Así lo avanzó ayer a EL COMERCIO el alcalde socialista, Rogelio Pando. «No pudimos hacer nada desde que el Colegio de Arquitectos, a principios de año, nos tiró abajo la última oferta que sacamos para redactar el Plan, cuando ya teníamos una empresa adjudicataria conforme con los trabajos. Ahora necesitamos crear una partida económica para hacer una modificación de la normativa en los temas que se necesitan y abordar ciertos estudios y trabajos que tenemos que hacer», explicó el regidor municipal, quien quiso tranquilizar a los colungueses al asegurar que «todo esto no significa que no podamos avanzar en el Urbanismo, todo funciona correctamente. No tenemos nada paralizado por este tema».

El problema es que el Ayuntamiento colungués no pasa por momentos muy boyantes económicamente hablando y la creación de esta partida se puede demorar. «No sé si podrá ir en los presupuestos del 2017 porque andamos muy justos. Destinar una partida económica ahora no es fácil, nada fácil porque tendría que ser en detrimento de otros proyectos», afirma Pando.

Fue en mayo del 2015 cuando el Colegio de Arquitectos presentó un recurso contra el consistorio colungués. Consideraban que la contratación de los trabajos para la redacción del Plan General «no se ajustaba a derecho, vulneraba la legislación» y que el presupuesto de licitación, unos 85.000 euros incluido el IVA, «era insuficiente y podría ser considerado como competencia desleal». Por ello, los arquitectos afirmaron que el proceso de adjudicación de los trabajos de redacción del texto estaba «viciado de nulidad», más aún cuando el plazo de ejecución de esta redacción era de menos de un año, algo que tildaron entonces de «irreal».

En aprobación inicial

Pando insistió en que «como se metieron por el medio la empresa adjudicatoria, que estaba conforme con la realización de los trabajos, renunció y no tenemos más cuantía que esa». Según dijo, sino fuera por este freno, «podíamos tener el plan en aprobación inicial o más pero se quedó ahí, tuvimos que parar y seguimos así».

Así las cosas, el Ayuntamiento de Colunga sigue a la espera, ahora por falta de financiación, para daptar el plan rechazado por la CUOTA en junio del 2014 a los criterios que ha marcado este organismo. Y es que la CUOTA denegó entonces la aprobación definitiva del PGO de Colunga por prever éste un «crecimiento insostenible» al recoger la construcción de unas 3.000 viviendas nuevas -casi las mismas de las que hay actualmente en el concejo- y sólo en los núcleos urbanos de Colunga, Lastres y La Isla. La CUOTA no autoriza a sobrepasar las 800 nuevas residencias.

La redacción del nuevo texto también dará a conocer si se mantiene la previsión de crear nuevos suelos industriales en La Rasa de Luces y en El Taquín, así como el desarrollo de equipamientos como la demandada estación de autobuses. Según Rogelio Pando, la falta de liquidez del Ayuntamiento en estos momentos puede hacer que el tema del PGO se demore y se siga retrasando en el tiempo.