El Comercio

Escolares formados en primeros auxilios

Un momento de la jornada sobre primeros auxilios celebrada ayer en el colegio de Ribadesella.
Un momento de la jornada sobre primeros auxilios celebrada ayer en el colegio de Ribadesella. / N. ACEBAL
  • Profesores, padres y alumnos del colegio Manuel Fernández Juncos de Ribadesella vivieron una intensa jornada formativa

Alumnos, padres y profesores del colegio público Manuel Fernández Juncos de Ribadesella asistieron este miércoles a una intensa jornada didáctica y formativa en la prevención de accidentes, emergencias y primeros auxilios impartida por profesionales de la Fundación Mapfre. La institución cerraba en Ribadesella una campaña de divulgación que se ha desarrollado en 25 centros educativos de la región con unos contenidos recogidos en un programa de prevención de accidentes infantiles diseñado para la ocasión. Las aulas de la escuela pública riosellana aparcaron los libros por un día para centrarse en un único objetivo, la organización de talleres pedagógicos en función de la edad de los escolares. Es decir, de forma evolutiva. «Como cada grupo de edad está expuesto a un tipo de accidentes diferentes lo que hacemos es adaptar los talleres a cada uno de los grupos de edad», explicó Santiago García, coordinador del programa.

De este modo, con los alumnos de Educación Infantil, primero y segundo de Primaria se trabajaron temas relacionados con la prevención de los accidentes más frecuentes en el hogar. Desde las temidas intoxicaciones hasta las heridas con objetos cortantes o las quemaduras. En este caso, los colegiales no solo recibieron nociones para saber responder adecuadamente a cualquier emergencia llamando al servicio de emergencias (112 Asturias), sino que también disfrutaron de un circuito en el que aprendieron las técnicas necesarias de evacuación en caso de incendio ya sea en sus casas, en el cine o en un centro comercial. Los alumnos de tercero y cuarto de Primaria también trabajaron sobre esta última parte de evacuación de incendios, pero a su vez, recibieron conocimientos sobre las herramientas mas útiles para evitar los incendios en casa. Desde los detectores de humo hasta las mantas apaga fuegos o los extintores. "Tienen que aprender a reconocer estos elementos y a su vez proponer a sus familias que es conveniente adquirirlos para tenerlos en casa, porque son muy baratos y sirven para protegernos e incluso salvarnos la vida", añadió Santiago García.

Romper tópicos

Por último, los alumnos de quinto y sexto de Primaria centraron su tarea en la práctica de los primeros auxilios. «El objetivo final, saber actuar con rapidez en caso de accidente de cualquier persona que tengan cerca», aseguró el coordinador. En este grupo de edad, niños y niñas de once y doce años, el taller se centró en la llamada conducta PAS de emergencia, que significa Proteger, Alertar y Socorrer. Y en concreto aquella que tiene que ver con la primera de esas tres pautas de actuación, la de garantizar la seguridad en el lugar donde se produce un accidente para proteger a todas las personas que allí se encuentren. Todos los escolares disfrutaron de principio a fin con las nuevas enseñanzas ya que están concebidas de forma muy «lúdica y divertida con vídeos, juegos, experimentos, el circuito mencionado y un sin fin de cosas con las que no les ha dado tiempo a aburrirse, se lo pasaron realmente bien», afirmó Santiago García. La jornada se extendió durante la tarde con una charla-taller informativa sobre la prevención de accidentes en el hogar y la actuación ante accidentes infantiles dirigida a las familias, a madres y padres de los alumnos. Los asistentes recibieron instrucciones sobre lo que se debe hacer en cada supuesto y lo que no se debe hacer. Esta sirvió, entre otras cosas, para romper tópicos muy habituales entre las familias, «como el de echar pasta de dientes en una quemadura, algo totalmente contraproducente para la herida», concluyó García.