El Comercio

Viaje por el tiempo geológico desde el Muja a Tito Bustillo

Un grupo de niños excavando en busca de fósiles.
Un grupo de niños excavando en busca de fósiles. / JUAN LLACA
  • Un grupo de 25 personas participa en la jornada compartida entre ambos museos para representar una escala estratigráfica

'¡Qué pasada de pasado', es un viaje por la historia de la vida en el planeta, desde la formación de la Tierra hace 4.600 millones de años, en el Precámbrico, a la aparición del ser humano tal y como somos actualmente, en el periodo Holoceno del Cenozoico Cuaternario. Un grupo de 25 personas, formado por 11 niños y 14 adultos, realizó ayer este viaje de 228 millones de años en el tiempo geológico, desde el Museo Jurásico de Asturias (MUJA) -donde se inició esta actividad a las doce y media de la mañana- al Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo -de donde salieron pasadas las seis-.

¿El objetivo? Construir una línea del tiempo desde el origen del planeta hasta la actualidad empleando distintos materiales como arena o tierra para diferenciar las etapas más importantes. Tras un recorrido guiado por el MUJA de casi una hora, los participantes más jóvenes del taller fueron repartidos en cinco equipos: Mmonites de la era Mesozoico y periodo Cretácico -cefalópodos, parientes del calamar y la sepia-, Braquiópodos del Paleozoico y periodo Devónico -organismos con dos conchas-, los Crinoideos del Mesozoico y Triásico -de la familia de estrellas de mar-, los Trilobites del Paleozoico y periodo Cámbrico y, por último, los Dinosaurios. Todos juntos, desenterraron réplicas de fósiles de un tanque de arena y, seguidamente, las identificaron.

Con pala y brocha en mano, Miguel Barreiro, de 7 años y vecino de Puente Viesgo, fue el primero en encontrar una réplica en su cuadrante de arena. «¡Ostris, ya llevo cinco fósiles! Uno es un cráneo de Tiranosaurio rex, tengo dientes, garras y dos vértebras. Luego vamos a estudiarlas y a colocarlos en una línea del tiempo», explicó metido en su papel de paleontólogo. «Estoy aprendiendo muchas cosas», afirmó su compañera de excavación, Maeve Álvarez, de Los Carriles (Llanes).

Los padres, mientras tanto, seguían muy de cerca los descubrimientos de los pequeños paleontólogos. «Les ha encantado. Es una actividad muy interesante. Están entusiasmados», valoró la madre de Alba Junquera, de 4 años, y tía de Alejandro Suárez, ambos vecinos de Avilés. Conocer los tiempos geológicos e identificar los seres que habitaron en cada época, sus características y hábitat fue el siguiente paso que realizaron en el Muja de donde salió un representante de cada equipo encargado de trasladar a Tito Bustillo un fósil típico de cada una de las eras geológicas.

Una vez en el Centro Rupestre de Tito Bustillo, los responsables del taller intercambiaron con los líderes de cada grupo esos fósiles por unas réplicas de otros tiempos más recientes, concretamente, de los periodos del Plioceno, Pleistoceno y Holoceno, integrados en la Era del Cenozoico. Así los participantes recorrieron toda la historia geológica para luego reunir todas las muestras en una escala estratigráfica. Como recuerdo de la actividad, cada uno de los menores se llevó a casa un fósil de una cabeza de cabra en miniatura y un vasito con la escala que durante toda la jornada realizaron en Colunga y Ribadesella.