El Comercio

Fallece un hombre de 85 años al caer porun desnivel al salir de un funeral en Lastres

Un grupo de vecinos en el desnivel desprotegido por el que el sábado resbaló la víctima.
Un grupo de vecinos en el desnivel desprotegido por el que el sábado resbaló la víctima. / JUAN LLACA
  • Severino Canteli se precipitó desde una altura de dos metros. Dos ambulancia tuvieron que socorrerle ya que la primera se averió, aunque su equipo pudo atender al herido

Un vecino de Fuentes (Villaviciosa) falleció ayer tras precipitarse el sábado por un desnivel de casi dos metros en el barrio de El Manso, en Lastres (Colunga). Severino Canteli Camblor, de 85 años, murió de madrugada en el Hospital Central Universitario de Asturias (HUCA) a donde había sido trasladado tras el accidente, con un fuerte traumatismo en la cabeza y en el pecho.

Según explicó su hijo, Gonzalo Canteli, hicieron falta dos ambulancias para trasladar al hombre. La primera acudió al lugar, pero se averió en Lastres, a unos quinientos metros del lugar del suceso. Aún así, el vehículo llegó hasta la zona y el equipo sanitario pudo emplear las luces de la ambulancia para iluminar la zona, que estaba a oscuras. Los sanitarios comenzaron las labores para estabilizar a la víctima antes de su traslado. Mientras, una segunda UVI móvil llegó desde Gijón. «Llegó al HUCA casi dos horas más después del accidente, pero mi padre recibió atención de los médicos de la primera ambulancia. Perdió mucha sangre porque tomaba Sintrom y ya no se pudo hacer nada. Estaba gravísimo cuando llegó a Oviedo», señalaron sus familiares.

El cadáver de Severino Canteli fue trasladado a la sala 1 del tanatorio de Valdediós y hoy, a las cuatro de la tarde, se oficiará su funeral en la iglesia parroquial de Fuentes, en Villaviciosa. Los hechos ocurrieron el sábado a las siete menos cuarto de la tarde. Severino Canteli había acudido a la iglesia parroquial de Lastres al funeral de la mujer de un amigo con varios conocidos de Villaviciosa. Salió del templo y se disponía a recoger su vehículo que estaba estacionado en un aparcamiento próximo a la iglesia. Iban caminando en grupo por una zona que había sufrido un corte de luz, según comentó su hijo Gonzalo Canteli, cuando «debió resbalar» y se cayó por un desnivel de casi dos metros de altitud que hay entre la vía y la pista polideportiva de Lastres.

Se trata, según el presidente vecinal de Luces y Lastres, José Ángel Moro, de un punto negro de la localidad lastrina, «llevamos años reivindicando y denunciando la falta de una barandilla y un quitamiedos como teníamos antes pero el Ayuntamiento de Colunga nos hace caso omiso. Va a tener que morir una persona para que vean la necesidad de esta instalación», lamentó el presidente vecinal. Moro comentó que «se dio la circunstancia de que había un apagón, sufrimos muchos desde que el Ayuntamiento de Colunga, para abaratar costes, cambió de compañía de mantenimiento».

Fue una vecina, próxima al lugar donde ocurrieron los hechos, quien dio el aviso de alarma entorno a las siete menos cuarto. Según Moro, «me contó que oía voces pidiendo auxilio y llamó al 112 para que vinieran a auxiliar a un señor que había caído por el terraplén». El 112 recibió a partir de esa hora varias llamadas más de los residentes de la zona y amigos de la víctima que se encontraban atendiendo al herido. Su hijo, Gonzalo Canteli, se encontraba en Quintes, donde reside, cuando recibió la noticia. «Llamé a mi hermano Javier que estaba en Villaviciosa y acudió a Lastres y allí estuvo con mi padre hasta que le trasladaron al HUCA», dijo.

Los testigos

La Guardia Civil toma ahora declaración a los testigos, según indicó Gonzalo Canteli. El hijo de la víctima, conmocionado todavía por el suceso porque «mi padre estaba bien y no nos esperábamos esto», se planteará en los próximos días si presenta una denuncia contra el Ayuntamiento de Colunga por la falta de seguridad de la vía pública donde falleció su padre. «Alguna de las vecinas le comentaron a mi hermano que hace dos años había ocurrido otro accidente en ese lugar pero no sé», indicó. En su opinión, «si en ese desnivel hubieran tenido un sistema adecuado de protección hoy mi padre estaría vivo, él debió resbalar y fue todo muy rápido no le dio tiempo a cogerse a nadie ni a ningún sitio. Cayó mal, se golpeó la cara y el pecho y murió. Es una pena que pasen estas cosas y que nadie tome cartas en el asunto. El marido de la fallecida, al funeral que había acudido mi padre, fue hoy a la Guardia Civil y ahora a ver qué nos dicen. Le tomaron declaración», explicó.

El suceso causó una gran conmoción en la localidad lastrina donde ayer no se hablaba de otra cosa. Desde la Asociación de Vecinos de Luces y Lastres advirtieron de que volverán a denunciar al ayuntamiento la falta de esta barandilla.