El Comercio

La defensa del acusado por agresión sexual en Piloña pide su absolución

  • Su abogada considera que no existen pruebas objetivas para condenar a su cliente y que los informes realizados contienen contradicciones

El juicio por una presunta agresión sexual ocurrida en Piloña en 2015 quedó ayer visto para sentencia. La Fiscalía elevó su petición de condena de 8 a 9 años de cárcel, mientras que la defensa del acusado solicitó su absolución. Y lo hizo porque, según estima su abogada, no existen pruebas objetivas que concluyan que se produjo tal agresión y además, asegura, los informes presentados contienen contradicciones entre sí en lo que se refiere a la presencia de restos biológicos de su defendido en las ropas de la presunta víctima. Una vestimenta que, según la defensa, la supuesta agredida no entregó hasta dos semanas después de que ocurrieran los hechos. También asegura esta abogada que el informe psicológico que se le realizó a la mujer indicaba que sufre una patología aguda y también, según la letrada, que puede deformar la realidad.

Por su parte la Fiscalía sostiene que el hombre entabló conversación con la mujer y que, tras 10 minutos de charla, le pidió entrar en su casa. Al negarse ella él se abalanzó. La mujer escapó pero el acusado, según el escrito de acusación, la persiguió por la calle, le dio alcance al de unos cien metros, la tiró al suelo y, supuestamente, la agredió sexualmente. El acusado ha sido condenado en el pasado por homicidio y robo violento.