El Comercio

Una valla provisional en el Manso

La valla provisional instalada con cinta policial junto a la pista polideportiva del Manso y colocada junto a la calzada.
La valla provisional instalada con cinta policial junto a la pista polideportiva del Manso y colocada junto a la calzada. / NEL ACEBAL
  • La muerte de Severino Canteli, de 85 años, lleva al Ayuntamiento de Colunga a proteger la zona del accidente

El Ayuntamiento de Colunga ya ha actuado en el barrio llastrín del Manso donde el pasado sábado perdió la vida el maliayo, Severino Canteli, debido a la inexistencia de una protección entre la calzada que cruza el distrito y la pista polideportiva, situada casi dos metros más abajo y, hasta ahora, desprotegida. En el fatídico suceso también ayudaron la falta de luz en la zona, según los vecinos «algo habitual», y la lluvia que caía ese día.

Desde el Consistorio ya han tomado medidas en un intento de tranquilizar los ánimos de los vecinos que llevan días denunciando que esta protección es una «vieja reivindicación vecinal». Los operarios municipales han tomado medidas provisionales para garantizar la seguridad en la zona colocando cinco vallas móviles unidas por una cinta policial salvaguardando así la distancia entre la calzada y la pista polideportiva para alertar a los viandantes del desnivel existente.

Moción para el Pleno

La colocación de esta valla coincidió con la presentación en el Ayuntamiento de Colunga de una moción formulada por el portavoz de Foro (FAC) en el concejo, Miguel Hornillos, para su debate en el próximo pleno municipal, que en principio tendrá lugar en diciembre. En la misma, Hornillos realiza su exposición de motivos explicando que «en la zona del Manso junto al campo de fútbol se han producido en los últimos tiempos dos muertes por accidente sin que se hayan tomado medidas». Hornillos reclama «que se tomen y sean urgentes para que estos trágicos sucesos puedan ser evitados» y enumeró como deficiencias en la zona «la falta de alumbrado eficaz, aceras y sistemas de protección mediante barandillas o vallado del recinto».

Hornillos finalizó su moción proponiendo al Pleno municipal la aprobación de las «obras necesarias aún cuando estas no tengan consignación presupuestaria» en un periodo máximo de dos meses. El edil entendió que «la proximidad del 2017 nos permite que se puedan consignar partidas e incluso en este ejercicio existen opciones para la obra».