El Comercio

El Principado propone colocar vanos acristalados en San Antolín de Bedón

Interior de la iglesia de San Antolín de Bedón, en en la actualidad no se puede visitar.
Interior de la iglesia de San Antolín de Bedón, en en la actualidad no se puede visitar. / NEL ACEBAL
  • Cultura valora esta solución para facilitar la observación del interior del templo, una vez se adopten medidas para garantizar la estabilidad de los edificios anexos

El conflicto existente en la actualidad para poder contemplar el monasterio de San Antolín de Bedón y su interior ha llevado al Principado de Asturias a plantear algunas posibilidades para dar solución a esta situación. La Consejería de Educación y Cultura es consciente de las diferencias existentes entre el Ayuntamiento de Llanes y la propiedad de los terrenos donde se encuentra el templo y, tras reunirse con ambas partes y analizar la situación, realiza la siguiente propuesta.

Según se recoge en una respuesta escrita firmada por el consejero de Cultura, Genaro Alonso, a preguntas del diputado de Foro Asturias Pedro Leal, «desde la Dirección General de Patrimonio Cultural se está valorando la solución más adecuada para compatibilizar el acceso de las visitas al templo, con la seguridad y con los derechos de los propietarios de las fincas y construcciones anexas». Para ello dicen que «podría facilitarse la observación del interior de la iglesia practicando vanos acristalados acordes a la composición de las puertas del templo, quedando los vidrios ocultos mediante postigos de madera».

Desde la Administración regional señalan que de llevarse a cabo esta propuesta «se permitiría la visión del interior de la iglesia sin la necesidad de disponer de la llave de acceso, o de establecer un régimen de visitas guiadas, acorde con lo que establece la Ley de Patrimonio Cultural para los BIC», calificación de la que goza San Antolín de Bedón desde 1985. Añade la respuesta escrita del consejero que «esta solución permitiría las visitas no guiadas una vez garantizada la estabilidad de las edificaciones que se disponen en torno a la iglesia, evitando de este modo cualquier peligro para los visitantes». También apuntan que para llevar a cabo esta propuesta «la administración competente en materia de disciplina urbanística debiera dar las oportunas órdenes a la propiedad y colaborar con ella con el fin de garantizar la estabilidad de dichas edificaciones, adoptándose asimismo las medidas oportunas para el cierre de los vanos que en la actualidad permiten el acceso a las mismas».

Varias entrevistas

La Consejería indica que desde octubre de 2015 ha mantenido tres entrevistas con la edil de Cultura llanisca, además de otra con la propiedad de los terrenos. En ellas ha tenido conocimiento del «enfrentamiento» entre las dos partes derivado de los problemas sobre el acceso al templo, al ser necesario atravesar la finca privada para poder llegar a él. Cultura asegura que la edil llanisca considera que el acceso no debe tener restricciones, mientras que la propiedad opina que éste «debe ser controlado y restringido». «Argumenta que, al no poder garantizar la seguridad de los visitantes por las malas condiciones de los edificios anexos al templo, sería responsable de cualquier incidencia», detalla el escrito del Principado.