El Comercio

Los científicos del Museo del Jurásico reclaman un nuevo edificio expositivo

Varios niños juegan con las recreaciones de dinosaurios situadas en el exterior del Museo del Jurásico de Asturias.

Varios niños juegan con las recreaciones de dinosaurios situadas en el exterior del Museo del Jurásico de Asturias. / Nel Acebal

  • Proponen que allí se muestre material recuperado en Asturias que, en su mayor parte, se guarda en los almacenes y litotecas

El Museo del Jurásico de Asturias (Muja), el más visitado de la región, se queda pequeño. El director del equipo científico, José Carlos García-Ramos, ve necesario incrementar el área expositiva para poder mostrar «todas las piezas que tenemos guardadas». Cree que la mejor opción es construir un nuevo edificio, anexo al actual, para exhibir únicamente el material asturiano. «No tendría que ser tan noble como el museo, con un inmueble de una sola planta y adyacente al actual para poder ampliar el espacio de exposición serviría», señala. El centro colungués abrió sus puertas hace 12 años con 300 piezas. Hoy acumula más de 5.000. La mayor parte de ellas están guardadas en sus litotecas y almacenes.

«Tenemos mucho material y no podemos exhibirlo todo», lamenta García-Ramos, quien destaca que en el museo «tenemos la tercera mejor colección del mundo en huellas de dinosarios». En su opinión, habría que «cambiar el discurso» del espacio actual del Muja, «¿por qué mostramos réplicas de fuera y guardamos nuestro material?». Y no es el único que se lo pregunta. Con el «tiempo» como hilo conductor, en el Muja se muestra la evolución de la vida en la Tierra desde sus inicios hasta la llegada del hombre, haciendo especial hincapié en el Mesozoico o Era de los Dinosaurios y en sus tres períodos: Triásico, Jurásico y Cretácico, a los que hace referencia cada uno de los tres dedos de la gran huella tridáctila que forma este singular edificio.

García-Ramos critica que no se muestran al público piezas «verdaderamente interesantes por falta de espacio, tenemos mucho material. El Jurásico en Asturias es una fuente inagotable de piezas durante generaciones y generaciones». Es el caso de los fósiles de reptiles voladores y marinos u ocíuras, entre otras muestras.

En cuanto a las visitas, hasta octubre el Muja recibió este año a 132.486 personas, un 1,68% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Desde Recrea, Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado de Asturias, sostienen que mantiene el nivel de visitas. Y defienden que «ese 1,68% menos de diferencia con el mismo periodo del año anterior coincide con que en el 2015 celebramos el Día de Asturias en el Museo y esa diferencia en las entradas corresponde a esa jornada».

En un análisis de las entradas vendidas, el 64,35% de las visitas fueron individuales frente al 11,84% grupales. Además, los datos arrojan que el 60,93% de los asistentes del Museo son adultos frente al 39,07% que registran los niños. En cuanto a su procedencia, la mayor parte es de ámbito nacional. En el 77,99% de los casos el público mayoritario procede de Madrid, Castilla y León y Andalucía. El 16,73% es regional. Sus principales puntos de origen son: Oviedo, Gijón y Avilés. El 5,28% es internacional, principalmente de Reino Unido, Francia y Alemania.

Los científicos del Muja publican una media de seis trabajos anuales, generalmente en revistas especializadas. Presentaron una inviestigación sobre huellas de dinosaurios en el canal de un río de la época, un acantilado entre Lastres y el Cabo de Lastres. Acaba de publicarse también una colaboración del Museo colungués con Corea del Sur sobre huellas de lagartos del Cretácico.

Además, este año, han estado en tres congresos internacionales. En abril, el Muja protagonizó dos conferencias en Corea del Sur. En mayo, estuvieron en el Congreso Internacional de Itnología que se celebró en Naturtejo (Portugal) y en septiembre participaron en unas jornadas de la Sociedad Española de Paleontología que tuvo lugar en Molina de Aragón (Guadalajara).

Colaboraciones

Paralelamente, a lo largo de este año, han visitado el museo investigadores de varios países, como pueden ser Canadá, Francia o Alemania, entre otros. Asimismo, trabajan muy estrechamente con compañeros de la Universidad Complutense con quienes preparan una nueva colaboración para el 2017.

Hasta finales de enero, también estará la exposición itinerante «La Costa de los Dinosarios» en el Museo de la Ciencia y la Tecnología de Valladolid. «Luego la llevaremos a otros lugares para dar a conocer la historia», indica García-Ramos.

Las visitas guiadas para grupos, un máximo de 30 personas al día, al yacimiento de las huellas de Tereñes, La Griega y Tazones durante el verano fue otra de las iniciativas realizadas con gran éxito de público.

En la actualidad, el equipo científico trabaja con el Departamento de Geología y la Escuela de Minas de Oviedo en la elaboración de un estudio sobre cómo afectan los movimientos de la corteza terreste según el registro que tienen las rocas del Jurásico. «Estudiamos el proceso de inversión tectónica en zonas como Rodiles o Güerres donde hay muchos fósiles marinos. Los ciclos que presenan nos indican los cambios que ha habido en el nivel del mar», explican los investigadores.