El Comercio

«En Llanes una buena marejada puede dejar 200 toneladas de ocle en las playas»

fotogalería

Numerosos tractores seguían ayer extrayendo ocle de la playa llanisca de Barro. / NEL ACEBAL

  • Una de las mayores empresas del mundo dedicada a la obtención de agar-agar compra algas de arribazón en este concejo

Durante las últimas semanas son decenas las personas que se dedican a la extracción y recogida de ocle en la costa de Llanes. No se trata de una actividad nueva. Se lleva realizando toda la vida. Pero en los últimos años se ha incorporado más gente dada la actual situación de estrechez económica que afecta a la sociedad.

En Llanes compra estas algas de arribazón Hispanagar, una de las mayores empresas del mundo dedicada a la obtención de agar-agar de estos vegetales marinos y que cuenta con fábricas en España, Francia, Marruecos, México o China. Durante la jornada de ayer estuvo en Llanes José Luis Ruiz, representante de esta compañía, quien aseguró que el concejo llanisco es, junto a Comillas y San Vicente de la Barquera, los tres mejores lugares del país para la recogida de ocle, algo que se debe a la proximidad de campos marinos donde crece el 'gelidium', el nombre técnico de esta alga rojiza.

«Las algas de Llanes son limpias y muy buenas. En las playas del concejo como Toró, Poo, Celorio o Barro una buena marejada puede dar 200 toneladas», asegura el de Hispanagar. Para este profesional lo peculiar de estas últimas jornadas es que la mayor cantidad de ocle se ha concentrado en la playa de Barro en lugar de repartirse por todos los arenales del concejo. De ahí que el fin de semana estuviesen en este arenal más de una veintena de tractores y medio centenar de personas trabajando en la recogida del también denominado 'oro rojo'.

El agar-agar tiene diferentes destinos como son la alimentación, la biología molecular o la microbiología. En cuanto a su precio, Ruiz afirma que es muy variable, pero que este año están llegando a pagar el kilo de ocle seco a 2,4 euros.