El Comercio

Ribadesella no permitirá aparcar en La Atalaya a partir del 1 de diciembre

La medida busca, entre otros objetivos, garantizar la seguridad de este parque infantil.
La medida busca, entre otros objetivos, garantizar la seguridad de este parque infantil. / NEL ACEBAL
  • La medida busca, entre otros objetivos, garantizar la seguridad en el parque infantil allí ubicado, tal y como habían demandado los padres

El Ayuntamiento de Ribadesella prohibirá la circulación y el estacionamiento de vehículos en la Plaza del Mercado del Ganado -popularmente conocida como plaza de La Atalaya- a partir del jueves 1 de diciembre. La medida también afectará a las calles adyacentes a la plaza. Es decir, el Camino de Guía, el callejón del Pixuecu y las calles del Sol y La Atalaya. A partir de esa fecha, solo podrán acceder a esos lugares los residentes, los titulares de establecimientos comerciales y hosteleros, los clientes de los establecimientos hoteleros, taxistas, transporte escolar y resto de servicios públicos.

Sin embargo, estos también tendrán prohibido el estacionamiento. Podrán acceder a la plaza y al resto de calles, pero solo para detenerse durante el tiempo imprescindible necesario a la hora de realizar labores de carga y descarga. A su vez todos los residentes y empresarios titulares de vehículos que se vean afectados por la medida tienen que solicitar la correspondiente autorización ante el Ayuntamiento presentando el permiso de circulación y el seguro obligatorio. Los transportistas de reparto, mudanzas o servicios similares deben presentar la misma documentación mientras que los profesionales de la construcción, deben añadir la licencia municipal de obras.

A partir del 1 de diciembre, en la plaza de La Atalaya solo podrán permanecer estacionados los vehículos del transporte escolar y solo durante el horario de entrada y salida del colegio público Manuel Fernández Juncos, además de los vehículos de emergencias y servicios municipales. Esta nueva ordenación de tráfico en la zona pretende preservar el carácter peatonal del entorno y garantizar las condiciones de seguridad en el parque infantil allí ubicado, el único existente en el casco urbano de la villa. «De esta manera queremos dar respuesta a la demanda que nos habían hecho muchos padres. Así que quienes a partir de ahora entren por la calle del Sol, nunca pondrán salir por La Atalaya, tendrán que dar la vuelta y salir por el mismo lugar de entrada», explicó el concejal de Tráfico, Enrique Gancedo.

Esta regulación del tráfico en el entorno de La Atalaya se une a la que se avecina en la calle Manuel Caso de la Villa una vez se construya la nueva glorieta. A partir de ese momento se prohibirá aparcar en el tramo de calle comprendido entre esta rotonda y el inicio del Paseo de la Grúa. Este año también se suprimieron los vehículos en otras dos plazas históricas de la villa, la de Santa Ana y El Portiellu. Por otro lado, la pintada obscena que alguien dibujó en la fuente pública de esta última plaza fue eliminada en la mañana de este lunes por los servicios municipales de limpieza del Ayuntamiento de Ribadesella.