El Comercio

PSOE y PP se oponen a la ordenación del tráfico en la riosellana plaza de La Atalaya

En La Atalaya está el único parque infantil del casco urbano.
En La Atalaya está el único parque infantil del casco urbano. / N. A.
  • Desde Pueblu consideran positiva la medida del equipo de gobierno y recuerdan que solo se suprimen doce espacios para aparcar

La nueva ordenación de tráfico prevista por Foro Asturias para la plaza de La Atalaya de Ribadesella y su entorno suprimirá alrededor de una docena de plazas de aparcamiento. La medida, que prohibirá el estacionamiento y la circulación de vehículos a partir del 1 de diciembre en la zona, no ha sido bien acogida por PSOE y PP. Las dos formaciones la rechazan utilizando argumentos similares. Sin embargo, Pueblu la considera «positiva, porque tampoco son tantas las plazas que se pierden», aseguró Ricardo Cangas.

Sin embargo, para evitar que ese problema sea traumático, el portavoz propuso «buscar una alternativa» a las plazas que se pierden, porque los vecinos «van a tener cubiertas sus necesidades de acceso para carga y descarga». Cangas recordó que la zona en la que ahora se ordena el tráfico rodado de vehículos no solo tiene condición de peatonal, sino que además se trata de un espacio «sensible» en el que se concentran el único parque infantil de casco urbano y los centros educativos de 0 a 11 años. «Una zona en la que en principio está prohibido el aparcamiento», añadió el portavoz de Pueblu.

Desde POSE y PP lamentaron una vez más que el equipo de gobierno no haya convocado una comisión informativa para abordar y consensuar la medida. A su vez, el portavoz socialista cree que la semipeatonalización del área -habrá paso para residentes, empresarios y servicios especiales- podría generar mayor inseguridad para los pequeños. José Luís Díaz Bermúdez sospecha que la desaparición de tantas plazas de aparcamiento en las explanadas de Santa Ana, El Portiellu y La Atalaya además de la calle Manuel Caso de la Villa, «está encaminada a generar una especie de caldo de cultivo, de psicosis e histeria colectiva, sobre la necesidad imperiosa de construir un aparcamiento donde sea y como sea». Es decir, el portavoz socialista cree que con estas medidas, desde Foro «se pretende garantizar la rentabilidad de un hipotético aparcamiento privado, rentabilizar un negocio, algo que nos parece grave».

Esos mismos recelos también los tiene el portavoz del Partido Popular. Juan Manuel Blanco aceptaría la medida por motivos de seguridad, «siempre que los informes técnicos así lo confirmen». Sin embargo, teme que esté «orientada a ir dirigiendo a la gente hacia aparcamientos de pago». El concejal conservador desconoce los plazos previstos para el nuevo aparcamiento, aunque afirmó que podría estar mas cerca de lo que se cuenta, «porque hay continuos movimientos y conversaciones políticas». Blanco apostó por crear plazas alternativas antes de suprimirlas y pidió explicaciones sobre los motivos que empujaron al equipo de gobierno a eliminar los aparcamientos existentes en las plazas y calles anteriormente mencionadas.