El Comercio

La Confederación restaura en Santianes la orilla del Sella dañada por las crecidas

Los operarios trabajaban ayer en la margen derecha del río Sella, a la atura de Santianes, para restaurar la orilla.
Los operarios trabajaban ayer en la margen derecha del río Sella, a la atura de Santianes, para restaurar la orilla. / JUAN LLACA
  • Los trabajos consisten en la construcción de una escollera de protección que permita estabilizar y apuntalar un talud sobre el que se asiente la N-634

Una brigada de trabajo contratada por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) iniciaba esta semana en Santianes (Ribadesella) la restauración de un pequeño tramo de la margen derecha del Sella afectado por la última crecida del río. La actuación consistirá en la construcción de una escollera de protección que permita estabilizar y apuntalar un talud sobre el que se asientan la carretera N-634, situada a menos de un metro y la red de abastecimiento de agua a la capital del concejo procedente de la captación de Fríes. Esa tubería fue reparada en su momento por el Ayuntamiento y esta semana comenzaba, con bastante retraso, el resto de la actuación.

Esta es la primera intervención de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico en el concejo de Ribadesella en el último lustro. En este período de tiempo las lluvias torrenciales y las avenidas del río Sella han erosionado su ribera en diferentes puntos del municipio. Entre ellos, el Camino de Santiago a la altura de Cuevas del Agua. En este caso fue el Consistorio local quien se vio obligado a intervenir ante la falta de respuesta de la Confederación. Al final se invirtieron 57.000 euros procedentes de las arcas municipales para la construcción de 36 metros de escollera.

Semana lluviosa

Esos trabajos se ejecutaron el pasado mes de julio con un clima apropiado y un río Sella bajo mínimos en lo que a caudal se refiere. Sin embargo, en esta ocasión estos nuevos trabajos se han iniciado en una de las semanas más lluviosas del año y con unos niveles de agua en crecimiento, aunque muy lejos aún de las alertas anunciadas. De hecho, la intensa lluvia caída durante la jornada de ayer miércoles obligaba a suspender los trabajos en más de una ocasión. Aún así vecinos, autoridades locales y la propia Confederación Hidrográfica confían en que los trabajos puedan concluir cuanto antes.

El desarrollo de esta actuación y el comienzo de los trabajos en la zona con el paso de maquinaria pesada y otros vehículos ha obligado a limitar la velocidad para la circulación que transita por la N- 634 en ambas direcciones, a la altura de la curva de Santianes.