El Comercio

Educación investiga en Llanes el caso de un chico de 15 años sin escolarizar

Pilar Celorio, la abuela del chico sin escolarizar, ante el instituto.
Pilar Celorio, la abuela del chico sin escolarizar, ante el instituto. / J. G.
  • La familia del adolescente afirma que en el instituto les ponen dificultades para matricularlo y el centro alega que no han presentado la documentación necesaria

La Consejería de Educación y Cultura ha encargado al servicio de Inspección Educativa la elaboración de un informe para «verificar el caso» de un adolescente del concejo de Llanes de 15 años de edad que no está escolarizado. Desde la Adminstración regional se quiere aclarar las circunstancias por las que el chico no se encuentra matriculado en ningún centro, pese a encontrarse dentro de la franja de edad en la que la escolarización es obligatoria en España, que alcanza hasta los 16 años. Desde la Consejería de Educación y Cultura avanzan que «garantizarán el derecho escolar de este alumno», por lo que podrá cursar los estudios que le restan de la Educación Secundaria Obligatoria.

La abuela de este adolescente, Pilar Celorio, explica que su nieto ha vivido un tiempo en Gran Canaria con su padre, pero que hace unos meses decidió regresar a Llanes con su familia materna. También que antes de mudarse al territorio insular cursó estudios en el Instituto de Educación Secundaria de Llanes, centro al que acudieron en octubre para matricularlo de nuevo, algo que hasta el momento no ha tenido lugar.

Según la abuela, esta semana han acudido de nuevo al instituto para volver a intentar matricularlo pero no han tenido éxito. Celorio asegura que su nieto sufrió en el pasado en este instituto un episodio de 'bullying' y que, a pesar de que no quiere estudiar en este centro por aquellos hechos, acepta matricularse en Llanes al ser consciente de que tiene la obligación legal de estudiar y ser el lugar donde residen su madre y sus hermanos. También, según su abuela, porque la familia carece de medios económicos para costear su desplazamiento a otros institutos de la comarca como puede ser el de Ribadesella.

Pilar Celorio insiste en que desde el centro llanisco les están poniendo dificultades para inscribir al muchacho en el centro en segundo de la ESO, ya que ha repetido algún curso en el pasado.

Desde la dirección del instituto de Llanes niegan que al muchacho se le haya puesto cualquier impedimento para cursar estudios en el centro. Más bien lo contrario. De hecho aseguran que cuando acudió la familia el pasado octubre a inscribir al adolescente se le requirió «la documentación imprescindible para matricularse en un centro educativo» que se le pide a cualquier alumno, algo que la familia no ha presentado, aseguran fuentes internas del centro.

Entre esta documentación se encuentran documentos referentes a la identidad y domicilio familiar del alumno, su edad, quien es la persona responsable de él al ser menor de edad o su expediente académico para certificar los estudios que ya ha cursado y dónde los ha realizado.