El Comercio

Carreteras revisará el proyecto de reforma del puente de Ribadesella

Estado actual que presenta el puente de Ribadesella.
Estado actual que presenta el puente de Ribadesella. / NEL ACEBAL
  • El objetivo de esta actuación es garantizar la seguridad de ciclistas y peatones así como mejorar la accesibilidad de esta infraestructura

Las reivindicaciones riosellanas en torno al puente no han caído en saco roto. La Demarcación de Carreteras del Estado en Asturias revisará el proyecto de reforma anunciado para el viaducto con el fin de garantizar la seguridad de ciclistas y peatones, además de mejorar su accesibilidad. Así se comprometió el jefe de la Demarcación durante la última entrevista mantenida con la alcaldesa y en la que Charo Fernández le reclamó una serie de cambios en el anteproyecto presentado el mes de septiembre pasado.

Una reforma que solo se había enfocado hacia la mejora de la carretera, «pero para nosotros, el puente es una calle más, una arteria principal de la villa por la que también transitan peatones y ciclistas que en muchas ocasiones soportan situaciones de peligro y cuyas demandas deben ser atendidas», afirmó la regidora municipal.

Ampliación del tablero

La modificación del proyecto parece evidente y podría pasar por la ampliación del ancho del tablero, bien adosando una pasarela o bien instalando un voladizo lateral. «Yo creo que ahora mismo en ingeniería hay soluciones para todo y por lógica para el puente de Ribadesella debe haber una solución», añadió Charo Fernández.

La idea original pasa por unificar en un solo lateral las dos aceras. Si cada una de ellas mide 120 centímetros, «la única resultante debería tener un ancho de 240 ó 250 centímetros, nunca menos de esto», demandó la alcaldesa. A su vez, también pidió que en la revisión se incluya un carril para bicicletas debidamente separado de la calzada por la que transitan los vehículos motorizados. «De esta manera se mejorará la seguridad de los ciclistas y se dará mayor fluidez al tráfico rodado de automóviles a través del puente, además de abrir la posibilidad de crear un carril-bici en la localidad de Ribadesella», añadió Charo Fernández.

El anteproyecto de reforma presentado por la Demarcación de Carreteras en el mes de septiembre pasado incluía la desaparición de una de las tres escalinatas de acceso al viaducto. En concreto, la que está situada en la margen izquierda, junto a la Plaza de Abastos y podio del Sella. Las dos aceras quedarían unificadas en el lado contrario, en la margen derecha dirección a la playa.

Para la margen izquierda del puente riosellano, que ahora se pretende reformar para adaptarlo a las necesidades actuales, se contemplaba la instalación de un petril de separación para evitar que los vehículos que circulen hacia el caso urbano de la villa lo hagan próximos a la barandilla. El proyecto de reforma previsto también planteaba la reordenación de los pasos de peatones vinculados al viejo viaducto.