El Comercio

La Asamblea de Vecinos por Llanes decidirá el martes el futuro de Miyares

Alfonso Miyares.
Alfonso Miyares. / XXX
  • El máximo órgano de la agrupación tratará internamente el asunto del incumplimiento del mandato después que el concejal votara en contra

El tercer concejal de Vecinos por Llanes, Alfonso Miyares, vivirá hasta el martes siendo el centro de atención de todas las miradas. La agrupación vecinal ya ha convocado una asamblea extraordinaria para decidir, de manera interna, sobre el incumplimiento de su mandato por parte del concejal, Alfonso Miyares, quien en el pleno del pasado viernes en el Ayuntamiento de Llanes rompió en dos puntos del orden del día, referidos a los presupuestos del 2016, la disciplina de voto marcada por la Asamblea vecinal emitiendo un sufragio diferente al de sus compañeros de filas en el ayuntamiento llanisco -el alcalde, Enrique Riestra, y la concejala de Cultura, Marisa Elviro-. La asamblea, convocada por el trámite de urgencia, tendrá lugar en la Sala Multiusos del Centro de Artesanía de Poo de Llanes.

Las reacciones a la actitud de Miyares, que ya justificó su postura en el pleno atendiendo al informe externo encargado por el alcalde y explicando que «no puedo votar algo que no se adapta a la Ley. Moralmente tengo que hacerlo así. Está por encima de cualquier mandato de la Asamblea», no se hicieron esperar. En las redes sociales, los comentarios tampoco. Las opiniones que se vierten son de todo tipo. Hay quienes creen que debía haber acatado el voto de la mayoría y quien se postula a su favor y arremete contra el alcalde por haber cambiado el voto del conjunto de la agrupación. Mientras tanto, Miyares guarda silencio. El concejal, tal y como aseguró tras la sesión plenaria, confió y pidió a la Asamblea que «me den la posibilidad de defenderme».

El gesto de Miyares podría ser sancionado simplemente con acciones como hizo hace unas semanas el alcalde, Enrique Riestra, apartándole de las comisiones. O podría ser expulsado de la agrupación. El propio Enrique Riestra aseguró tras el pleno que los estatutos de la agrupación en este sentido están por definir y que, por este motivo, el futuro político de Miyares ni, de paso, del cuatripartito.

Sanción o expulsión

Enrique Riestra se tomó como un «ninguneo» a la Asamblea de Vecinos por Llanes la actitud de Miyares y lo único que advirtió fue de que «se tomarán medidas». Éstas, según dijo, podrían pasar por la expulsión o, quedarse todo, en una sanción. Miyares ya reconoció que sabe a lo que se enfrenta porque «pueden expulsarme o sancionarme» pero tampoco tiene claro su futuro porque «no tenemos regulado el procedimiento».

Ante esta situación, el alcalde reunió a sus dos concejales tras la sesión plenaria y discutió con ellos lo sucedido en el pleno. Por la tarde, el comentario de lo que había pasado con Miyares en las votaciones plenarias corrió como la espuma entre los integrantes de la agrupación que a última hora del viernes dieron a conocer la próxima reunión de la Asamblea vecinal.

La Asamblea de Vecinos por Llanes también lleva, entre los asuntos internos a debatir, la toma de decisión sobre la futura sede que demandan los dirigentes vecinales. El pago de una cuota para los componentes de la agrupación y el futuro congreso de la misma con la elección de cargos será otra de las cuestiones que se pondrán sobre la mesa el próximo martes.