El Comercio

Alfonso Miyares.
Alfonso Miyares. / NEL ACEBAL

La Asamblea de Vecinos por Llanes espera que Miyares entregue su acta de concejal

  • Si la agrupación expulsa a Miyares y éste renuncia a ser edil será sustituido en el consistorio por la compañera del alcalde, María Teresa Pareja

La Asamblea de Vecinos por Llanes es el órgano soberano de debate y toma de decisiones de la agrupación. Mañana se reunirá con carácter urgente y extraordinario para debatir la apertura del expediente disciplinario al concejal, Alfonso Miyares. Fuentes de la Asamblea consultadas por EL COMERCIO, sostienen que «todo apunta a que será expulsado» porque ha incumplido el Código Ético y los Estatutos del colectivo.

«Hay mucha gente quemada con Alfonso. No nos gusta expulsar a nadie, lo vemos muy válido pero no puede tener la representatividad de Vecinos si rompe con todas las normas éticas como está haciendo», aseguraron añadiendo que «siempre justifica sus decisiones con moralidad pero por cuestiones burocráticas que todos sabemos no se puede paralizar la vida municipal», en alusión a lo sucedido en el debate de aprobación de los presupuestos del 2016. El pasado viernes, en la sesión plenaria celebrada en Llanes, Miyares se opuso a sus compañeros de filas, el alcalde y la concejala de Cultura, votando en contra de los dos puntos del orden del día que estaban relaciones con dar luz verde a los presupuestos del 2016.

«Todos sabemos que hay irregularidades en ellos pero hay que pensar las cosas en su proporción y no se puede dejar a los pueblos de Llanes sin inversión», indicaron. En este sentido, explicaron que la actitud de Miyares ya no tiene cabida en Vecinos por Llanes. «En octubre ya hizo algún que otro amago pero ahora lo ha dejado claro en el pleno y cuando difieres de criterios con la Asamblea e incumples con los Estatutos y el Código Ético no queda otra más que pirarte», explicaron.

Las mismas fuentes no tienen claro que Alfonso Miyares vaya a dejar voluntariamente su acta de concejal. «Dice que quiere defenderse pero ya sabemos lo que piensa, no nos va a decir nada nuevo. Lo que cuenta es que incumplió el mandato de la Asamblea», insistieron. En este caso, se correría la lista electoral. El siguiente sería Luis Gonzalo Bernardo que renunció hace unos meses «por falta de tiempo para dedicarle a la agrupación». Por ello, el acta recaería en la compañera sentimental del alcalde, María Teresa Pareja.

«Es muy trabajadora y está muy involucrada en Vecinos por Llanes. Cuenta con muchos apoyos en la Asamblea», indicaron. De ser así, sería una situación paradójica. El alcalde y su compañera ocuparían dos de los tres puestos de Vecinos por Llanes en el consistorio llanisco. «Se conocieron cuando estábamos en campaña, no está nada orquestado. Sería una casualidad», afirmaron.

La otra opción para Alfonso Miyares sería que, de confirmarse el martes su expulsión de la agrupación, decidiera no renunciar voluntariamente a su acta de concejal. Entonces, pasaría a ser edil no adscrito y podría seguir desempeñando su cargo el Ayuntamiento de Llanes. En la anterior legislatura fueron cuatro los ediles que estuvieron como no adscritos. Sin embargo, desde la Asamblea de Vecinos por Llanes opinaron que «se desacreditaría totalmente si se aferra al cargo porque incumpliría en todos los sentidos los principios de Vecinos por Llanes, perdería todos los apoyos que todavía le pueden quedar».

Otra de las cuestiones que debatirá la asamblea será la sede de la agrupación. Uno de los vecinos ya ha alquilado un local que en unos meses dará cobijo al colectivo que mañana también hablará de cuotas.