El Comercio

Llanes identifica más de una docena de edificios en la villa con riesgo estructural

Este edificio de la calle Celso Amieva lleva tres décadas con la obras paradas y es uno de los que tiene riesgo estructural.
Este edificio de la calle Celso Amieva lleva tres décadas con la obras paradas y es uno de los que tiene riesgo estructural. / FOTOS DE NEL ACEBAL
  • El Ayuntamiento ha pedido a sus propietarios que los consoliden para evitar desprendimientos a la vía pública que afecten a la seguridad

En los dos últimos meses la villa de Llanes ha visto como se derrumbaban parcialmente dos inmuebles, el último hace apenas unas jornadas. Se da la circunstancia de que la Concejalía de Urbanismo encargó hace unos meses a los técnicos municipales la elaboración de un informe en el que se recogiesen los edificios de la zona urbana del concejo que presentan, en opinión de los técnicos del Ayuntamiento, algún tipo de riesgo estructural y, por tanto, peligro de que alguno de sus elementos se venga abajo.

En este informe municipal elaborado el pasado verano figuran hasta catorce inmuebles situados, en su práctica totalidad, en la capital del concejo. Tres de ellos se encuentran emplazados en la calle Nemesio Sobrino, dos en Egidio Gavito, otros dos en la avenida de La Paz y los restantes en las calles Celso Amieva, Manuel Romano, Gutiérrez de la Gándara, Mercaderes o Marqués de Argüelles, además del palacio de la Concepción, entre otros. En este listado está el edificio situado en el número 11 de la calle Nemesio Sobrino que sufrió un derrumbe parcial en su parte trasera durante la tarde del pasado lunes.

La concejal de Urbanismo llanisca, la forista Marián García de la Llana, explica que en todos los casos se trata de «edificios en mal estado» y que se ha pedido a sus propietarios que actúen para evitar que algunos de los elementos de estos inmuebles se desprendan y puedan caer a la vía pública. De la Llana indica que vistos los últimos derrumbes que han tenido lugar en la capital del concejo en apenas dos meses se va a solicitar a los dueños de estos edificios que agilicen las actuaciones que tenían previstas para consolidarlos.

Para ello De la Llana señala que lo que se está haciendo es que los técnicos municipales del Servicio de Urbanismo elaboren un informe con las medidas a adoptar que estiman necesarias en cada caso y se lo están haciendo llegar a los propietarios para que las apliquen. «Se les da un plazo de tiempo para que las lleven a cabo y, si no lo hacen, se les impondrá una multa», explica la concejal. Entre esas recomendaciones que les trasladan desde el Ayuntamiento está el que consoliden todos los elementos que puedan caer a la vía pública para garantizar la seguridad de la ciudadanía.

Muchos son de inmobiliarias

La edil explica que en algunos casos les está costando dar con los propietarios de los inmuebles, ya que estos pertenecían a empresas que han quebrado. Por lo tanto tienen que localizar a la entidad bancaria que se los quedó para, a través de la agencia inmobiliaria propia del banco, instarles a que adopten las diferentes medidas de seguridad necesarias para garantizar su consolidación.

Uno de los casos donde han encontrado dificultades es con el edificio de la calle Celso Amieva, cuyas obras de construcción están paralizadas desde hace tres décadas. El Ayuntamiento le ha trasladado ya varios requerimientos a la propiedad para que lo arregle, sin que hasta el momento esta haya atendido la petición del Consistorio, ya que le aseguran que tienen intención de finalizar la obra. En el Ayuntamiento preocupa su situación también por encontrarse junto a la zona educativa de la villa y haber sido numerosos los desprendimientos de partes del inmueble que han tenido lugar durante los últimos años.