El Comercio

Llanes recuperará las antiguas escuelas de Nueva para usos sociales

Estado actual que presentan las antiguas escuelas de Nueva de Llanes que serán reformadas.
Estado actual que presentan las antiguas escuelas de Nueva de Llanes que serán reformadas. / NEL ACEBAL
  • Elviro anuncia que cederá una parte del edificio al pueblo y a sus colectivos y otro de los locales al grupo La Comuña que quiere profesionalizarse

Las antiguas escuelas de Nueva de Llanes tendrán pronto un uso social del que se beneficiará el pueblo que las acoge, sus asociaciones y el grupo de consumo ecológico del Oriente de Asturias, La Camuña, que agrupa a agricultores y ganaderos de la comarca. Así lo anunció ayer la concejala de Educación, Cultura y Deportes, Marisa Elviro, durante la presentación de una charla sobre el futuro de la producción agrícola ecológica que tendrá lugar mañana en la Casa de Cultura de Llanes, de 10 a 14 horas.

La edil Marisa Elviro explicó que «se trata de un edificio con muchas posibilidades. Está bastante mejor de lo que pensábamos pero necesita una reforma y se irá adaptando en función del presupuesto». La representante municipal de Vecinos por Llanes aseguró que en las antiguas instalaciones educativas de Nueva, actualmente en desuso y cerradas, «se cederá una parte al pueblo para sus necesidades, otra parte se utilizará para que las asociaciones puedan dar sus talleres y el local que tiene cocina podría servir para que La Comuña desarrolle allí su actividad y pueda ser un foco de enseñanza a gente que quiera iniciarse en el cultivo ecológico y en la transformación de los mismos como puede ser la fabricación de mermeladas y demás», explicó.

Nuevo nicho de mercado

Elviro manifestó así su apoyo al objetivo de profesionalizarse que tiene el grupo de consumo ecológico La Camuña desde el cual reclamaron la adhesión de más productores ecológicos porque, según su portavoz, Carmen Gutiérrez, «necesitamos más agricultores que nos ofrezcan sus excedentes en las huertas porque tenemos demanda y necesitamos más producción. Hay quienes tienen terreno parado y lo necesitamos. Hay que cultivar más para darle una salida comercial y que esto sirva para darle al medio rural una salida comercial. Así tendríamos más producto y podríamos agruparnos en una cooperativa y conseguir cauces de comercialización para poder salir fuera».

Elviro abogó por trabajar en este sentido porque «puede ser una cancha de futuro» para Llanes. «Hay que darles la oportunidad porque tienen muchas posibilidades de crear empleo en el futuro porque es una opción que puede servir a mucha gente que está en paro y si se anima a cultivar sus tierras podría ser una salida laboral para ellos y comercial para sus productos. Es encontrar en el campo una forma de vida rentable», dijo.

Para poner en marcha la cooperativa, explicó Gutiérrez, es necesario reunir 4.000 euros, 3.000 de capital y mil de constitución. Para ello, La Camuña ha abierto un número de cuenta donde reclamó la participación ciudadana. «Es la manera que tenemos de romper la cadena de cultivar solo para el consumo de verano, queremos crear trabaja plantando, transformando los excedentes, durante los 12 meses del año», advirtió. Con la cooperativa, Gutiérrez opinó que «podríamos potenciar los productos agroalimentarios del Oriente de Asturias».

Carmen Gutiérrez reclamó también un sello de calidad para el cultivo ecológico de Llanes. «Sería una IGP (Indicación Geográfica Protegida), como la de la faba verdina, pero se necesita una gran producción y tiene costes. Un sello de calidad de Llanes sería bueno porque muchos consumidores buscan calidad», dijo. La portavoz de La Camuña también habló de la importancia del registro sanitario de la miel que «ahora ya con ello se puede vender al resto de España. Sin registro sanitario puedes mover el producto solo 50 kilómetros ahora con él por toda España y Europa».

El grupo de consumo La Camuña actualmente opera con los excedentes de media docena de huertas del concejo. El lunes publican en las redes sociales y en un grupo de mensajería móvil los productos que hay a la venta y un grupo de consumidores, que actualmente ronda las 40 personas, hace sus pedidos y los recoge los miércoles de 18 a 20 horas en el Centro Cívico de Posada. Gutiérrez insistió en que «los cortamos el mismo miércoles, es todo muy fresco y ecológico no utilizamos pesticidas ni otros productos».

Sobre el precio de los artículos que se pueden adquirir a través de La Camuña, la portavoz advirtió de que «tenemos muy buenos precios porque al prescindir de los intermediarios, que hacen que éstos se encarezcan, podemos vender calidad al mismo precio que se puede encontrar en la tienda. Por ejemplo, la coliflor de nuestra huerta sale a 1,50 euros y en la tienda la tienes por un euro pero ni se sabe de donde es, las lechugas están a 0,70 euros y los huevos a 2,70 euros la docena de las gallinas que corren y andan sueltas».

El grupo de consumo La Camuña organizará mañana una jornada sobre el futuro de la producción agrícola ecológica en la Casa de Cultura. A las 10,30 horas el presidente y director técnico del consejo de la Producción Agraria y Ecológica de Asturias (COPAE), Carlos Nuño, hablará de 'El COPAE y la producción ecológica en la agricultura'.