El Comercio

Tito Rojo.
Tito Rojo. / NEL ACEBAL

«En Onís el lobo ocupa el 100% del territorio», aseguran los ganaderos

  • «Desde los 90, cuando empezó a proliferar el cánido por los Picos de Europa, nunca hemos estado peor que ahora»

Los ganaderos del concejo de Onís se confiesan «resignados» ante la acción del lobo en este municipio. Aseguran que es un problema que, en lugar de solucionarse, va a más. Así lo indica Tito Rojo, portavoz del colectivo ganadero en este municipio, quien afirma que «en Onís el lobo ocupa el 100% del territorio».

«Los tenemos ya junto a los pueblos y, en lugar de ir a mejor, vamos a peor y no sé a dónde vamos a llegar», prosigue Rojo. Este ganadero no tiene datos globales del número de ataques del cánido en el municipio de Onís en el último año, pero pone como ejemplo su caso: «A mí este año me han matado más de 40 ovejas de las 80 que tenía en el rebaño», asegura.

Rojo afirma que los ataques se producen también en las zonas bajas del concejo y ya no solo en las sierras de Ibéu o en los terrenos situados junto al Parque Nacional de los Picos de Europa. Además no es nada optimista en cuanto al futuro. «Los lobos se mueven a sus anchas desde Cangas de Onís a Cabrales. Dará igual que quiten las manadas que tenemos ahora en Onís, porque ese espacio lo ocuparán rápidamente los lobos que ahora en otras zonas cercanas», afirma.

El portavoz de los ganaderos de Onís no tiene muy claro si la iniciativa del alcalde José Manuel Abeledo, para que personal externo participe en los controles sobre el lobo que el Principado realice en el concejo, será admitida por la Administración regional, ni tampoco si será efectiva, dada la gran cantidad de ejemplares que, asegura, habitan en el concejo.

Rojo se muestra muy crítico con la labor de algunos políticos respecto al tema del lobo. «Dicen que están trabajando para solucionar el problema pero desde los 90, cuando empezó a proliferar el lobo por los Picos, nunca hemos estado peor que ahora. Y hoy por hoy, como está la ley, no se pueden cazar», afirma el representante de los ganaderos de Onís.