El Comercio

Ribadesella reclama una solución para los edificios históricos en ruina de la villa

Uno de los edificios en estado de ruina situado en el casco histórico de Ribadesella.
Uno de los edificios en estado de ruina situado en el casco histórico de Ribadesella. / NEL ACEBAL
  • La alcaldesa le ha trasladado a la directora general de Patrimonio la necesidad de dar una respuesta técnica rápida y viable a sus propietarios

El Ayuntamiento de Ribadesella quiere que la Dirección General de Patrimonio del Principado de Asturias aporte una solución técnica rápida y viable para los edificios del casco histórico-artístico que presentan estado de ruina y se han convertido en un peligro para los viandantes. La petición fue realizada por la alcaldesa, Charo Fernández, durante la entrevista que el lunes mantuvo con la directora de Patrimonio, Otilia Requejo. La regidora cree que el «exceso de protección lleva a la ruina a los cascos históricos» y así se lo hizo saber a la directora. «Porque si no dejamos a los propietarios que arreglen sus viviendas, siempre con una cierta preservación, estos edificios generan un daño estético y un peligro al que se le de dar algún tipo de salida», añadió Fernández.

Uno de los casos más sangrante se encuentra en el corazón del casco urbano, en plena calle Manuel Fernández Juncos, justo al lado del rehabilitado edificio del Escudo, la casa natal del pintor Darío de Regoyos. El inmueble en cuestión cuenta desde hace años con una bandeja de protección para recoger los cascotes que puedan caer procedentes del mirador de la primera planta o de la galería de madera situada en la segunda. Esta, a su vez, también cuenta con una red de defensa. «Este edificio necesita una solución inmediata antes de que ocurra una desgracia. Esa galería si no se sustituye, al menos debe retirarse», reclamó la alcaldesa de Ribadesella.

Charo Fernández también solicitó la corrección de los errores detectados en el trazado del Camino de Santiago a su paso por el casco urbano de Ribadesella. En lugar de marcarlo a través del casco antiguo de la villa, lo traslada al mismo puerto pesquero extendido su ámbito de protección a todo el casco urbano, «algo que no puede ser». Así viene recogido en la documentación que el Principado de Asturias envió en su día a la UNESCO para conseguir su declaración como Patrimonio de la Humanidad. Es decir, además de cambiar un recorrido que es histórico se añaden e incorporan nuevos problemas urbanísticos al conjunto de los propietarios del concejo. También existen otros errores de menor importancia en su trazado por la zona rural y en el barrio de la playa, ya que el itinerario oficial sigue la carretera N-632 en lugar del paseo marítimo de la playa de Santa Marina.

Charo Fernández le entregó a la directora general el anteproyecto planteado como senda fluvial para la avenida de Tito Bustillo. «Le gustó bastante el enfoque y se comprometió a colaborar en su desarrollo, aportando sus ideas para que no ocurra lo mismo que con el proyecto anterior que, debido a la falta de consenso, fue rechazado por Medio Ambiente y se acabaron perdiendo 500.000 euros previstos para su ejecución», recordó la regidora. A su vez, Fernández se interesó por otro proyecto fluvial, el que prevé crear una zona para el desembarco de canoas turísticas en el Sella, bajo el puente de San Román. Este lleva estancado en la Dirección General de Patrimonio desde el mes de mayo pasado y la directora se comprometió a darle rapidez a la tramitación ya que todo apunta a que no cuenta con afección patrimonial alguna.