El Comercio

Nueva diseña cinco rutas para mostrar 82 nacimientos

El belén de Belmonte es llamativo porque está pintado en las piedras del muro exterior.
El belén de Belmonte es llamativo porque está pintado en las piedras del muro exterior. / NEL ACEBAL
  • Es el segundo año que el vecindario de San Jorge organizan esta actividad que tiene por objetivo recuperar la cultura tradicional

Desde hoy y hasta el día de Reyes se pueden recorrer cinco rutas de belenes en la localidad llanisca de Nueva. La parroquia de San Jorge, organizadora de esta actividad que surgió el año pasado con 22 nacimientos en tres trayectos. En esta edición, la organización se ha visto desbordada. La colaboración vecinal ha hecho posible que puedan mostrar 82 belenes. Ante la gran oferta recibida, plantean cinco rutas, tres de ellas para hacer en bicicleta, una a pie y otras dos en coche.

Los belenes se exhiben en los comercios de Nueva pero, sobre todo, en las capillas y en el exterior de caminos y ermitas. El organizador, Tomás Cueto, advierte de que «la mejor hora para visitarlos es a las 11 de la mañana». Quien prefiera tener al guía voluntario, Fernando Suárez, puede contactar con el bar La Central, de Nueva, e inscribirse con antelación. Este año, según Cueto, también cuentan con el apoyo de grupos de aficionados a la bicicleta que se han ofrecido para mostrar los trayectos. «Tenemos a los chavales de Villar y el del Trasgu. El sábado hay una reserva para 15 cicloturistas que vinieron por aquí», anuncia Cueto.

La ruta número uno, es ideal para hacer sobre las dos ruedas, parte de la capilla de El Ángel (Piñeres) y visita la de La Soledad (Silviella), la de San Agustín (La Fontanina-Belmonte), la de San José (Belmonte), la de San Zormín (Llames), la de San Ramón (Garaña), la del Palacio de Garaña, la de La Salud (La Pesa-Pría) y la iglesia de Pría, donde se han reunido 15 nacimientos de distintos países que ha colocado una quesería de Pría. El recorrido continúa por la capilla de La Magdalena (Villanueva), la de La Rivera (Villanueva), la de Santa Bárbara (El Acebo), la de San Antonio (La María) y finaliza en la de El Ángel (Ovio). En total, son 22 kilómetros de nacimientos ubicados, sobre todo, en patrimonio cultural.

La ruta número 2, también apta recomendable para recorrerla en bicicleta parte de La Venta, en la capilla de Las Ánimas y concluye en la de San Aciscio, junto al cementerio municipal. El visitante puede visitar los belenes que se encuentran en las ermitas de San Antonio (Villahormes), San Vicente y San Antolín. Desde aquí también se incluye la estampa ubicada en el Monasterio de San Antolín de Bedón y el trazado marcado continúa en dirección a las capillas de San Martín (Bedón), Santa Olaya (Villahormes), La Encarnación (Hontoria), la iglesia de San Miguel (Hontoria) para visitar después los nacimientos situados en las capillas de San Ildefonso (Cardosu), Santa Rita (Cardosu), San Roque (Queduro) y San Roque (El Palacio).

La ruta 3 es recomendable realizarla en coche y cubre la distancia entre la capilla Virgen de Loreto (Llamigo) y la de San Antonio (Riensena). Según recomienda Cueto, «la de San Antonio es mejor verla de noche porque tiene luces».

La ruta 4 parte de la iglesia de Los Carriles y llega hasta la capilla de San José (El Doradiellu). Ésta también es preferible recorrerla en vehículo porque, por la experiencia de Cueto, «tiene una cuesta muy pendiente». Por último, la ruta 5 comprende los belenes de la localidad de Nueva. Es un circuito para realizar a pie y cubre un recorrido de unos 5,5 kilómetros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate