El Comercio

El futuro de la Nave Delfa se decide hoy

Imagen del interior de la Nave Delfa.
Imagen del interior de la Nave Delfa. / JUAN GARCÍA
  • La comisión de Urbanismo debe elegir entre derribar el edificio y ganar 92 plazas de aparcamiento o dejarlo con las 64 actuales

No eran ningún secreto para nadie, pero desde que el 31 de enero pasado se dio por concluida la concesión administrativa que SEGOSA tenía sobre el suelo de dominio público portuario de Ribadesella donde se levanta la nave de Angulas Delfa, esta es la primera vez que salen a la luz sus entrañas. Un interior que en estos quince primeros días del mes de febrero ha sido visitado y revisado por los técnicos municipales en diferentes ocasiones. Por allí se pasó este miércoles la alcaldesa de Ribadesella, Charo Fernández, para acudir a la próxima comisión informativa con todos los detalles de la vieja estructura.

El interior de la Nave Delfa es amplio. Abarca alrededor de 1.600 metros cuadrados de superficie, actualmente divididos en tres sectores separados por tabiques de ladrillo. En uno de ellos permanecen aún señalizadas y numeradas las 44 plazas de aparcamiento que SEGOSA mantuvo alquiladas a otros tantos particulares durante los últimos meses de concesión. Las recientes mediciones realizadas esta misma semana han elevado a 20 las plazas que se ganarán si se opta por conservar la nave, suprimiendo las estructuras interiores. Es decir, el espacio diáfano de la nave tendría capacidad para estacionar 64 vehículos. Esta es la última cifra facilitada desde el Ayuntamiento de Ribadesella.

A su vez, el último recuento realizado tras la reordenación de todo el entorno de la nave bajo el supuesto de su demolición integral, situaría en 92 los vehículos que allí podrían aparcar. Actualmente, en su exterior estacionan menos de veinte vehículos. Lo hacen en la parte delantera de la nave. Con su derribo no solo se ganará en visibilidad sino también en plazas de aparcamiento. El debate está abierto. Los grupos municipales analizarán las dos opciones posibles durante la comisión informativa de urbanismo programada para este jueves. La demolición costará alrededor de 80.000 euros.

Una comisión en la que también se hablará sobre el aparcamiento en altura diseñado para la estación de autobuses y su entorno, el solar del antiguo aserradero de Secundino Díaz. Las 92 plazas que florecen por la gracia de la Nave Delfa no solucionan los problemas de aparcamiento que tiene la villa de Ribadesella en períodos vacacionales. Hacen falta mas plazas y éstas pueden crearse a corto plazo junto a la estación de autobuses. Sin embargo, este proyecto de aparcamiento en altura no ha tenido buena acogida entre los grupos de la oposición. Todos lo han criticado. Nadie quiere plazas de aparcamiento de pago, cuando es algo habitual y cada vez mas frecuente en cualquier villa turística. Cuando un forastero llega de visita a cualquier lugar, solo busca donde aparcar y no le importa pagar por ello. Esa es la filosofía que se busca con el futuro aparcamiento en altura.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate