El Comercio

Un foco de «chatarra y podredumbre» en Llanes

Chatarra acumulada en el exterior de las viviendas de protección ubicadas en el entorno del Tanatorio de Llanes.
Chatarra acumulada en el exterior de las viviendas de protección ubicadas en el entorno del Tanatorio de Llanes. / FOTOS: NEL ACEBAL
  • El Consistorio da una semana a los residentes junto al Tanatorio para limpiar la zona tras las quejas vecinales

Los moradores de las viviendas de protección ubicadas en el entorno del Tanatorio de Llanes tienen de plazo hasta el próximo viernes para adecentar la zona. Así se lo hizo saber el Consistorio durante una serie de encuentros mantenidos en los últimos días entre ambas partes, con la colaboración de la trabajadora social del Ayuntamiento llanisco y a instancias de las concejalías de Servicios Sociales y Obras Públicas.

Fue precisamente el edil encargado de esta última concejalía, Juan Carlos Armas, quien explicó ayer a EL COMERCIO que, si bien en un primer momento él y sus compañeros no fueron muy bien recibidos por los moradores de las viviendas de protección, «pronto entendieron la importancia de mantener limpia la zona en la que viven». Así, desde el Ayuntamiento se procedió a instalar un contenedor en las inmediaciones de las viviendas y se proveyó a sus habitantes del material necesario para que procedan a retirar la chatarra y demás enseres desperdigados por los terrenos aledaños. «Una vez hayan limpiado la zona llevaremos a cabo una serie de pequeñas actuaciones, como la poda de los árboles y la regeneración de la capa vegetal, para adecentar el lugar», explicó Armas.

El Consistorio se vio obligado a tomar medidas después de que las quejas vecinales por el estado que presenta el entorno del Tanatorio se multiplicasen. «Es una vergüenza que tanto la anterior como la actual corporación consientan que una zona por la que pasamos a diario los llaniscos, así como los turistas, esté en semejantes condiciones. Es un foco de chatarra y podredumbre donde hay de todo, hasta gallos de pelea», explicaba a EL COMERCIO Juan Carlos García.

El reciente fallecimiento de un familiar hizo que tuviese que pasar un par de días en el Tanatorio y pudiese comprobar en primera persona la magnitud de algo que llevan criticando los llaniscos durante meses y que el Ayuntamiento confía en poder solucionar cuanto antes. Se da además la circunstancia de que el Camino de Santiago del Norte pasa precisamente por dicho lugar, lo que acrecienta la preocupación de vecinos y empresarios dedicados al turismo por la imagen que los peregrinos se puedan llevar de la villa llanisca.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate