El fuego calcina parte de una vivienda en Ribadesella

Los bomberos enfrían la zona tras extinguir el incendio y desescombrar.
Los bomberos enfrían la zona tras extinguir el incendio y desescombrar. / FOTOS NEL ACEBAL
  • No había nadie en el bajo siniestrado, pero una octogenaria vecina del bloque se quedó atrapada en su balcón y fue rescatada por su yerno

Susto mayúsculo en el barrio de El Tocote de Ribadesella, donde las llamas calcinaron ayer al mediodía parte de una vivienda ubicada en uno de los bajos del llamado Grupo Santa Marina 3. Por fortuna, no hubo que lamentar daños personales, pese a que durante las labores de extinción se vivieron verdaderos momentos de tensión cuando una vecina octogenaria, que reside en el tercer piso del bloque afectado, se quedó atrapada en su balcón debido a la intensa humareda que se formó en el interior del edificio. Finalmente, el yerno de la mujer y varios agentes de Policía Local consiguieron ayudarla a salir por su propio pie y, pese al estado de gran nerviosismo en que se encontraba, su estado de salud era bueno y no fue necesario trasladarla al centro de sanitario.

Los propietarios de la vivienda, un matrimonio de mediana edad y con dos hijos, no se encontraban en el lugar en el momento en que comenzaron las llamas, minutos antes del mediodía. Ambos acudieron precipitadamente a El Tocote en cuanto tuvieron conocimiento de lo sucedido pero manifestaron desconocer qué había podido pasar para que se originase el incendio.

Fueron unos vecinos quienes, al comprobar cómo salía una densa humareda por las ventanas del bajo, dieron aviso al Servicio de Emergencias. Eran las 11.51 e inmediatamente se movilizó al Jefe de Bomberos de la Zona Oriental, junto a diez operarios de los parques de Llanes y Cangas de Onís, quienes se desplazaron hasta allí con dos autobombas urbanas ligeras, dos autobombas forestales, un vehículo nodriza y una autoescalera. Una vez en la zona, los efectivos atacaron el incendio, que «presentaba una gran carga de fuego en la cocina», desde el interior de la vivienda haciendo uso de dos líneas de agua. Finalmente, dieron por controladas las llamas a las 12.19 horas, tras lo que procedieron a realizar tareas de ventilación y desescombro.

Cámara térmica

Antes de levantar el dispositivo, los bomberos utilizaron una cámara de imágenes térmicas para comprobar que no quedaba ningún foco de calor activo en el bajo y también revisaron el resto de pisos para comprobar que no estuviesen afectados por el humo.

Según indicaron fuentes del Servicio de Emergencias, el incendio calcinó por completo la cocina y el humo y la carga térmica causaron importantes daños en el resto de la vivienda.

Además de a la Policía Local, se dio aviso a la Guardia Civil y al Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU), que movilizó al médico de Atención Primaria de Ribadesella y a las ambulancias de soporte vital básico de la propia localidad riosellana y de Llanes.