El Comercio
Una pareja disfruta y hace fotografías del paisaje helado del lago Enol.
Una pareja disfruta y hace fotografías del paisaje helado del lago Enol. / NEL ACEBAL

La contaminación del lago Enol obliga a crear un plan para proteger sus aguas

  • El patronato del Parque Nacional de Picos tiene previsto poner en marcha los trabajos este año para preservar su biodiversidad

Entre las actividades programadas por el Patronato del Parque Nacional de los Picos de Europa para 2017 ocupa un lugar destacado la puesta en marcha de un Plan de Protección del lago Enol para controlar su riesgo de eutrofización.

El codirector del Parque en Asturias ha trabajado en los últimos meses, junto a técnicos del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) en la elaboración de un proyecto «para poner en práctica medidas de seguimiento de las condiciones hidrobiológicas, de gobernanza (información y participación social) y de atenuación de los efectos del Cambio Global en el lago Enol, ante el proceso de eutrofización manifiesta que presenta», señala el último informe analizado en el seno del Patronato de Picos.

El proyecto, que se ha presentado a la convocatoria de ayudas de la Fundación Biodiversidad del Ministerior de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, se incorporará a su vez al Plan Gestor de Uso y Gestión del Parque (PRUG) una vez sea presentado y negociado con las partes afectadas.

La eutrofización es un incremento de sustancias nutritivas, en un lago en este caso, que provoca un exceso de fitoplancton y que puedan crecer en abundancia plantas y otros organismos. El problema puede radicar en que más tarde, cuando mueren, se pudren, pueden provocar malos olores y dan al agua un color turbio. Además, ese proceso de putrefacción consume una gran cantidad del oxígeno disuelto y las aguas dejan de ser aptas para la mayor parte de los seres vivos, lo que puede derivar en un grave perjuicio para el ecosistema.

Las causas

Así, según las conclusiones del estudio llevado a cabo por el Instituto Geológico Minero, se ha podido constatar la incidencia que el cambio climático y la aportación de materia orgánica a causa de las lluvias y el deshielo está teniendo en el lago Enol, y ya en diciembre pasado los técnicos aseguraban que «estos efectos existen y son notables, por lo que se recomienda tomar medidas urgentes para evitar que vayan a más», señalaban.

Dos de las variaciones que está experimentado el Enol son constatables ya a simple vista: por un lado, «es que el agua del lago ha perdido un poco de su transparencia habitual», explicaba el director de la vertiente asturiana del Parque Nacional de los Picos de Europa, Rodrigo Suárez Robledano, y el otro es que las plantas acuáticas propias del Enol y denominadas 'Potamogeton' han proliferado más de lo habitual.

La consecuencia de este aumento de la flora y de la mayor presencia de materia orgánica y de nutrientes es que, como se menciona en el proceso de eutrofización, las aguas del lago cada vez tienen menos oxígeno. De hecho, en las zonas más profundas, situadas a veinticinco metros bajo la superficie ya no hay oxígeno y se teme que la situación vaya a más, ya que tendría unas «gravísimas consecuencias», tal y como figuraba ya en el informe anual del Parque Nacional del año 2016.

Por todas estas razones, y para evitar que las condiciones del lago Enol se vean más alteradas y que esto pudiera llegar a afectar a su biodiversidad, se ha previsto la puesta en marcha a lo largo de este año del 'Plan de Protección para el entorno del lago Enol', con el objetivo de controlar ese riesgo de eutrofización. Según avanzaba Suárez Robledano hace unos semanas, entre las medidas previstas para frenar esta tendencia pueden estar, por ejemplo, la restricción del acceso del ganado al lago o el intentar controlar el arrastre de materia orgánica que baja hasta el lago Enol desde la zona del Ercina. No obstante, las perspectivas son optimistas respecto a que esta situación se pueda revertir ya que se considera que la advertencia del Instituto Geológico y Minero respecto a lo que está sucediendo en las aguas del Enol ha llegado a tiempo para frenar esta tendencia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate