Varios piragüistas compiten en la pasada edición del Descenso del Piloña. Este año el río baja con mucha menos agua.
Varios piragüistas compiten en la pasada edición del Descenso del Piloña. Este año el río baja con mucha menos agua. / NEL ACEBAL

Buen tiempo pero poco caudal para el Descenso del Piloña

  • Los organizadores de la prueba han encargado 600 bollos preñaos y ayer por la tarde apenas quedaban setenta plazas libres en el tren fluvial

Todo listo en Piloña para disfrutar a lo grande durante la jornada de hoy de la que será ya la 38 edición del Descenso del río que da nombre al concejo, tanto en sus aspectos deportivos como festivos.

Con un excelente pronóstico meteorológico, todo apunta a que será una gran cita, aunque con el importante handicap de la falta de agua en el cauce, según explicaba ayer el presidente del club Neptuno, Vicente Llerandi. El veterano piragüista ha realizado un descenso de reconocimiento en el que ha aprovechado para limpiar y dejar libres aquellas zonas que puedan resultar más complicadas. Pese a su empeño, Llerandi advirtió de que, «como es lógico, el tiempo que los piragüistas van a emplear en el descenso este año será sensiblemente superior al del pasado, cuando el río traía un caudal enorme y el ganador cubrió el trayecto en unos 35 minutos». Para el veterano deportista, «si todas las piraguas logran llegar a la meta, ya será un triunfo».

Cuando al filo de las 17 horas la organización dé el pistoletazo de salida desde el Puente Vieyu, serán en torno a un centenar las K1 que bajarán el río Piloña, tratando de hacerse con la victoria en Sevares.

El aspecto festivo del evento también se prevé exitoso, puesto que tanto los billetes del tren fluvial como los bonos para la botella de sidra y el bollu se han vendido a buen ritmo. De las trescientas plazas disponibles en el tren fluvial, solo quedaban ayer libres unas 70. Asimismo, los organizadores han encargado casi 600 bollos preñaos, lo que es una buena muestra del éxito del descenso, muy querido en el concejo.

El desfile folclórico arrancará a las 15.45 horas desde la estación de tren, para recorrer distintos puntos de la localidad. A las cinco se dará la salida al descenso piragüístico y diez minutos más tarde saldrá el tren fluvial. Tras la competición se procederá a la entrega de premios, de nuevo en Infiesto, antes de dar paso a la fiesta nocturna.