El Comercio

La réplica de la Fortuna Balnearia elaborada en Buelles ya está en su sitio

La réplica elaborada por Ramón Alzola, en la fuente de La Mortera.
La réplica elaborada por Ramón Alzola, en la fuente de La Mortera.
  • El Club Rotario colocó la reproducción del altar romano copiada por el escultor Ramón Alzola en la gijonesa fuente de La Mortera

Hace casi doscientos años, allá por 1820, la Fortuna Balnearia era localizada en el gijonés barrio de Tremañes, muy cerca del actual poblado de Santa Bárbara. El altar romano formaba parte de unas termas construidas en el siglo I después de Cristo. La pieza, de piedra arenisca, de 96 centímetros de alto por 37 de ancho, permaneció durante siglos bajo tierra, y la salvó de su destrucción el, por entonces, vicecónsul inglés José Jove Huergo.

El altar pasó con posterioridad por sucesivos propietarios privados y en la actualidad continúa en la misma situación, para disgusto de los expertos arqueólogos que tratan de recuperar el pasado romano de la villa de Jovellanos. No se puede acceder al original, pero, a partir de ahora, sí se puede ver, e incluso tocar, una reproducción de la codiciada pieza arqueológica, elaborada por el escultor de Buelles (Peñamellera Baja) Ramón Alzola por el encargo del Club Rotario y colocada junto a la fuente de La Mortera, recién restaurada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate