El Comercio

«No pueden llamar 'acosador' a nuestro hijo por participar en un juego»

Vista del patio del instituto de Llanes, donde sucedieron los hechos.
Vista del patio del instituto de Llanes, donde sucedieron los hechos. / NEL ACEBAL
  • Los padres de uno de los jóvenes expulsados del instituto de Llanes aseguran que «el consejo escolar desconocía la existencia de una versión alternativa de los hechos»

«No podemos aceptar que se defina a nuestro hijo como 'acosador' por su participación en un juego desafortunado». Así de tajantes se mostraban ayer los padres de uno de los dos alumnos del instituto de Llanes que fueron expulsados durante cinco días acusados de acosar a uno de sus compañeros. Los progenitores del menor quisieron hacer pública, a través de un escrito, su versión de lo acontecido en el centro educativo, «con el fin de preservar la dignidad» de su hijo.

Aseveran que la declaración ofrecida por los padres del niño, a quien el informe emitido por el instituto considera víctima de acoso, no es completa. En primer lugar, indican que la medida impuesta a su hijo fue acordada «en virtud de una resolución dictada por la Dirección del centro el pasado 25 de abril, tras una reunión del consejo escolar» celebrada el día anterior. «Varios de los miembros de ese consejo escolar, con posterioridad a la resolución, dirigieron un escrito a la Dirección del instituto, el pasado 26 de abril, solicitado que se procediese a una correcta investigación de los hechos. Es decir, su votación en la reunión del consejo escolar fue emitida desconociendo la existencia de una versión alternativa de las circunstancias, y admiten que existe una duda razonable de que realmente se tratara de un caso de acoso escolar. Sin embargo, dicha petición fue desoída por parte de los responsables del centro», relatan en el documento.

Los padres de uno de los dos alumnos expulsados agregan, asimismo, que «el expediente con base en el cual se acuerda la medida no ha finalizado, encontrándose en fase de recurso ante la Consejería de Educación y no siendo firme, por tanto, está aún en vía administrativa». En su escrito, consideran también que «la relevancia pública que se ha dado a estos hechos es del todo inadecuada al tratarse de menores» e insisten en la importancia de «incluir todos los aspectos en el esclarecimiento de las circunstancias reales en que se produjeron». Afean asimismo que no tenían conocimiento del informe emitido por el instituto al que tuvo acceso este diario.

Por último, los progenitores del pequeño quisieron «exponer con meridiana claridad que desaprobamos la participación de nuestro hijo en cualquier juego que conlleve acciones como las que engloba el referido en la noticia y objeto de investigación». Un juego en el que, aclararon, «el estudiante presuntamente acosado participaba de igual manera que el resto de alumnos».

«Se siguió el protocolo»

Por otro lado, tanto la concejala de Educación de Llanes, Marisa Elviro, como la Consejería de Educación del Principado rechazaron hacer valoraciones al respecto. La edil llanisca se limitó a pedir «prudencia ante un tema tan delicado como éste», mientras que desde el Gobierno regional apuntaron a que «tanto el instituto como el Servicio de Inspección Técnica Educativa siguieron escrupulosamente el protocolo antiacoso». Este diario intentó, sin éxito, contactar con la dirección del centro educativo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate