El Comercio

Llanes valora ahora habilitar una zona de San Antolín como playa para perros

Una pareja pasea con su perro por la playa de Toró.
Una pareja pasea con su perro por la playa de Toró. / E. C.
  • La edil Marisa Elviro asegura que la medida se aplicará este verano pese a que es consciente que genera rechazo entre una parte de los vecinos

«Disponer de un amplio aparcamiento, tener agua potable y accesos sencillos». Estos son las principales condiciones que establece el Ayuntamiento de Llanes para la playa para perros y que según la concejala Marisa Elviro cumpliría la playa de San Antolín. Tras la negativa de los vecinos de Niembro, el pasado año, y los de Cue, este pasado miércoles, el Consistorio llanisco apunta ahora a la posibilidad de habilitar un tramo del arenal de San Antolín para este fin. Según Elviro, «es muy grande, la marea la limpia por completo, tiene espacio para los coches y cumple con el resto de requisitos que se establecieron en un principio en la propuesta». Al tratarse de una playa abierta, con fuerte oleaje y de piedras no goza de una gran afluencia durante el verano lo que sumado al resto de condicionantes, la situaría, para Elviro, como la mejor candidata hasta el momento.

A pesar del rechazo que ha generado entre varios vecinos la posibilidad de que se habilite una playa para perros en sus respectivas localidades, el actual equipo de gobierno continua evaluando todas las alternativas. Tampoco descartan la posibilidad de optar por implantar un horario en varios arenales del concejo. De esta forma, «bañistas y perros compartirían las playas» cumpliendo un reparto de horas a lo largo del día. Sin embargo, esta parece la vía menos factible. La concejala de Cultura, Educación y Deporte recordó que «hay más de treinta playas y habrá arenales suficientes para todo el mundo». Lo que está claro es que el Ayuntamiento de Llanes quiere aplicar la medida este mismo verano, como señaló Elviro apoyándose en que «el cambio de ordenanza» ya se había realizado. Consciente de la «controversia» que está generando la iniciativa, la concejala señaló que «no hay ninguna decisión definitiva» y que «se tendrá en cuenta la opinión de los vecinos». El equipo de gobierno no cesará en su intento y buscará «llegar a algún acuerdo por medio del diálogo» para «compaginar los derechos de algunos con los del resto de personas». Sin embargo, estas palabras no consuelan a los vecinos que ya han criticado al Ayuntamiento de dejarles fuera y de «no haber informado» con anterioridad de cuáles eran las opciones que se estaban barajando, como pasó en Niembro o Cue. Algunos llaniscos se muestran recelosos de ceder sus arenales al propósito de la playa para perros, como quedó demostrado en estas dos localidades de sus concejos públicos.

Tres playas en Asturias

El Consistorio insiste en que este proyecto responde a una «demanda real y creciente» de una gran parte de la ciudadanía y del turismo que invade Llanes a lo largo de los periodos vacacionales. «Muchos municipios ya disponen de una playa para perros o han iniciado proyectos como el nuestro para habilitar una», apuntó Elviro durante el concejo público celebrado en Cue. La concejal considera que es una medida que «no se va a poder evitar» porque es la tendencia que impera en Asturias en estos momentos.

En Asturias en la actualidad existen tres playas para perros: la de El Rinconín (Gijón), la cala de Saliencia (Cudillero), playón de Bayas (Castrillón). Desde hace más de un año, habilitar un arenal para perros se ha convertido en un quebradero de cabeza para el equipo de gobierno llanisco que, por el momento, no ha conseguido cerrar el debate con los vecinos ni decidir qué playa va a ser a la que se pueda acudir con perros durante el verano.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate