El Comercio

La Senda del Cares recupera la normalidad tras un argayo

Uno de los guardas despeja la senda el pasado lunes.
Uno de los guardas despeja la senda el pasado lunes. / E. C.
  • El pasado sábado cerca de cuatro toneladas de roca se desprendieron de una de las laderas de piedra junto a las que transita la Senda del Cares

El pasado sábado cerca de cuatro toneladas de roca se desprendieron de una de las laderas de piedra junto a las que transita la Senda del Cares. No hubo que lamentar daños personales, pero el argayo, de unos cuatro metros cúbicos de volumen, afectó al tránsito normal por la ruta a su paso por la zona de la Peña Culiembru, en el concejo de Cabrales. No obstante, efectivos de la Guardería del Parque Nacional de los Picos de Europa que detectaron el desprendimiento en la misma mañana del sábado adoptaron las medidas precisas para que el paso de los senderistas pudiera hacerse con normalidad, según indicaban ayer fuentes de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales del Principado.

Fue este lunes, una vez pasado el fin de semana, cuando se llevaron a cabo las labores de despeje total del paso. Fue la cuadrilla de obras del Parque de Picos con sede en la localidad leonesa de Posada de Valdeón la encargada de realizar la intervención, ya que la Senda del Cares afectado por el argayo se encuentra dentro del espacio protegido.

300.000 caminantes al año

El coste de los trabajos se estima en cerca de 1.110 euros, «si bien la importancia de su ejecución no está tanto en su coste como en la inmediatez en la atención, restableciendo el paso seguro por una ruta que fue frecuentada, solo el año pasado, por más de 300.000 senderistas», indicaban desde el Principado.

Solo en el mes de mayo, agregaron, fueron más de 18.000 los visitantes que se adentraron en este cada vez más popular paseo que une las localidades de Poncebos, en Asturias, y Caín, en León.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate