El Comercio

El Corpus de Llanes transita por una gran alfombra floral

Momento de la llegada de la procesión al altar ubicado en la plaza de Santa Ana.
Momento de la llegada de la procesión al altar ubicado en la plaza de Santa Ana. / N. A.
  • Decenas de vecinos trabajaron desde las cinco de la mañana en elaborar tres altares y un tapiz con césped, serrín y pétalos de colores

En una soleada y calurosa mañana, la parroquia de Llanes celebraba ayer la solemnidad litúrgica del Corpus, la fiesta por la que desde hace 771 años la Iglesia proclama la fe de sus creyentes en «la presencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento». Desde las cinco de la mañana, cerca de un centenar de vecinos habían preparado en el casco histórico de la villa una kilométrica alfombra floral y durante la misa se hizo visible la presencia de más de 60 niños que este año habían recibido la Primera Comunión.

Superado el mediodía, las tres naves de la basílica estaban abarrotada por los fieles para participar en la función religiosa, que fue oficiada por los sacerdotes Florentino Hoyos y Rodobaldo Ruisánchez y cantada por el coro parroquial. Al término de la eucaristía se formó una multitudinaria procesión que recorrió las plazas y calles centrales de la villa: Cristo Rey, Posada Argüelles, Santa Ana, Mayor, Manuel Cue, El Muelle, Mercaderes, Parres Sobrino y Posada Herrera.

Abrían el cortejo trece estandartes y sujetando las dos borlas de cada uno de ellos aparecían los niños de la Primera Comunión. Seguían los miembros del coro y del traslado del farol parroquial se encargaba el entusiasta José Alberto Santiago 'Canene'. La Custodia se presentaba bajo palio y en manos del párroco. El alcalde y varios concejales cerraban la amplia comitiva.

El cortejo, seguido en su caminar por multitud de vecinos, turistas y curiosos, iba hollando a su paso las alfombras de flores al tiempo que se detenía en tres altares ubicados en las plazas de Santa Ana, la Magdalena y Parres Sobrino.

En el ara de Santa Ana se distinguía en el suelo un gigantesco velero en el interior de un círculo. En el de la Magdalena destacaba una espectacular figura geométrica y nueve centros florales con profusión de rosas rojas. Y en el de Parres Sobrino resaltaban sobre las losas ramas de espadaña, jenoyu, rosas silvestres y centros florales.

La kilométrica alfombra que cubría las calles había sido elaborada utilizando césped, serrín de colores, ramas de pino y pétalos de flores, principalmente de hortensia. A la entrada de la emblemática calle Mayor habían dibujado el Cáliz y la Custodia y varios ángeles.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate