El abad de Covadonga reclama más y mejores aparcamientos en el Santuario

Varios vehículos esperan para encontrar aparcamiento en el entorno del Santuario de Covadonga. / NEL ACEBAL
Varios vehículos esperan para encontrar aparcamiento en el entorno del Santuario de Covadonga. / NEL ACEBAL
Cangas de Onís

En un solo día pueden pasar por el Real Sitio «17.000 personas y algunas se tienen que dar la vuelta porque no hay plazas», indica Mariño

L. RAMOS COVADONGA.

«La infraestructura de aparcamientos que dispone el Santuario de Covadonga no está bien trabajada y es muy difícil obtener soluciones para ella». Es una advertencia que hacía ayer el recién nombrado abad de Covadonga, el avilesino Adolfo Mariño, durante la celebración, en el aparcamiento de Muñigo, de la llegada de viajero un millón y medio del Plan Especial de Transporte a Lagos.

«Covadonga es religión, es fe, pero también es naturaleza. Todo lo que rodea al Santuario es un canto a la vida», manifestó el abad, quien recalcó la estrecha relación existente entre el Real Sitio y el enclave natural protegido. «Quien sube a los Lagos, baja a Covadonga, y quien viene a Covadonga quiere subir a los Lagos», indicó.

Se trata de una combinación que cada año atrae a cientos de miles de personas a las que no siempre se puede dar la respuesta adecuada, lamentó. «Durante este puente de la Asunción, en un solo día calculamos que pasaron por el Real Sitio cerca de 17.000 personas, y se trata de una afluencia que no se produce solo en los tres meses de verano, sino durante todo el año. En total, Covadonga recibe a dos millones de visitantes cada año. Es tantísima gente que no podemos responder y hay incluso quienes se ven obligados a dar la vuelta al no poder aparcar en ningún lado», manifestó Adolfo Mariño.

Por este motivo y pese a su reciente llegada -tomó posesión del cargo el pasado 3 de agosto- ya ha identificado en los estacionamientos del Santuario una de sus mayores preocupaciones. Postura, la de exigir más aparcamientos, que ya hace unos meses manifestaron numerosos visitantes y empresarios de la zona a EL COMERCIO.

Fotos

Vídeos