Acaba la cuarta restauración de las pinturas de Moru

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

Este martes se ha dado por concluida la cuarta restauración de las pinturas murales de la iglesia de San Salvador de Moru, en la localidad de Noceu (Ribadesella). Los trabajos, dirigidos por Natalia Díaz-Ordóñez Melgarejo, se han centrado en el testero del templo, el frontal del altar mayor. Como se esperaba, bajo los líquenes y desconchados ha aparecido una escena que representa un Santo Entierro, pero lo que en principio parecía un Sagrado Corazón se ha convertido en el emblema franciscano.

Todos los detalles de su contenido se darán a conocer durante el acto inaugural que la Asociación Cultural Iglesia de Moru celebrará próximamente, aunque las personas que este jueves acudan a la misa de Todos los Santos van a tener ocasión de conocer algunos de los secretos que guardaban esas paredes en forma de pinturas murales creadas entre los siglos XV y XVI. Para despejar el resto de incógnitas habrá que esperar al acto inaugural, para el que ya se está buscando una actuación musical.

Entre tanto, el oficio religioso de este miércoles se celebrará entre andamios, los mismos a los que se han subido y de los que se han bajado las cuatro restauradoras que trabajaron en la recuperación. Además de Natalia Díaz-Ordóñez, María Hernández, Cristina Hidalgo y Cándida Bermejo. Empezaron a trabajar el 2 de octubre y han finalizado el 31 del mismo mes. Ahora solo queda retirar los andamios y adecentar la zona.

La historia de la recuperación de este templo, incendiado durante la Guerra Civil española, comenzó en la fiesta de San Salvador de 2008. Ese día, los vecinos decidieron unirse para recuperar un edificio al que solo le quedaban cuatro paredes a punto de venirse abajo. Desde entonces se han acometido ocho campañas de rehabilitación y entre ellas, cuatro de restauración de las pinturas. Aún queda una quinta.

Fotos

Vídeos