Adolfo Mariño afronta con «ilusión y paz» ser el nuevo abad de Covadonga

Un momento del nombramiento esta mañana.
Un momento del nombramiento esta mañana.

En la ceremonia de nombramiento de esta mañana también ha sido nombrado canónigo el párroco de Amieva y Ponga, Alejandro González

Lucía Ramos
LUCÍA RAMOS

Adolfo Mariño afronta con ilusión y paz el reto de ser el nuevo abad de Covadonga. «Ilusión porque es un lugar emblemático para toda la iglesia asturiana, es el pulmón de nuestra diócesis y en paz por asumir esta responsabilidad desde la libertad y desde el mandato que el obispo me pidió un día», explicó durante su nombramiento. También ha sido nombrado canónigo el párroco de Amieva y Ponga, Alejandro González

Lo afronta con muchas ganas de seguir aprendiendo, pues fue ordenado sacerdote hace solo tres años. Sanz Montes confía en que ambos hagan un buen trabajo de cara al año que dentro de poco empieza, año jubilar mariano, porque se conmemora la coronación de la Virgen de Covadonga.

«Es, además, el corazón de la diócesis y un lugar que por la belleza del entorno, la historia larga que contiene y la referencia religiosa en la que todos nos reconocemos, es un lugar sumamente querido y que hay que cuidar de una manera especialísima».

Fotos

Vídeos