El agua de Nueva vuelve a ser apta para el consumo

El agua de las localidades llaniscas de Nueva, Ovio y Picones fue declarada ayer apta para el consumo «una vez solventados los problemas de turbidez y con la analítica de las aguas de suministro», explicaron desde el Ayuntamiento. El veto sobre las aguas de estos pueblos del Valle de San Jorge se remonta a hace dos semanas, como consecuencia del temporal. El Ayuntamiento trata ahora de buscar financiación para solventar el frecuente problema mediante una estación de tratamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos