Los alcaldes de los Picos ven «irrisorias» las ayudas a las áreas de influencia

El proyecto de ampliación de la acera frente al Puente Romano se llevó a cabo con las anteriores ayudas a las áreas de influencia concedidas a Cangas de Onís. / E. C.
El proyecto de ampliación de la acera frente al Puente Romano se llevó a cabo con las anteriores ayudas a las áreas de influencia concedidas a Cangas de Onís. / E. C.

Los regidores de los concejos más pequeños claman contra el sistema de reparto y acusan al Principado de incumplir la promesa de modificarlo

LAURA CASTRO CANGAS DE ONÍS.

«Escasas». Así es como califican los alcaldes de los seis municipios con territorio en los Picos de Europa las subvenciones a las áreas de influencia convocadas por la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente. Estas ayudas solo se han concedido en dos ocasiones desde el año 2011. Las últimas, en 2015, tenían un importe total de 331.023 euros, un 26% más que las aprobadas para este ejercicio de 245.960 euros.

La reacción de los regidores de Picos no se han hecho esperar y el malestar es generalizado. «La cantidad económica es irrisoria», espetó José Manuel Fernández, alcalde de Peñamellera Baja. Así de crítico se mostró también su homólogo y vecino de Peñamellera Alta, José Antonio Roque, quien aseguró que «no nos parece lógico que hayan disminuido las cantidades. Entramos en el Parque Nacional hace tres años y estamos igual que si no lo hubiéramos hecho».

De igual modo, reprobaron el sistema de reparto de las subvenciones a las áreas de influencia por considerarlo «poco razonable». En este sentido se expresó José Félix Fernández, regidor de Amieva, quien señaló que «es menos dinero que la última vez y ya había sido poco. No alcanza para los seis municipios, pues la forma de repartirlo no es equitativa porque dos ayuntamientos se llevarán la mayor parte». Fernández hacía así referencia a los criterios establecidos para adjudicar las dotaciones que se centran en el número de población, en el porcentaje de terreno que está incluido dentro del Parque y en la relevancia de los proyectos.

Ya en el 2015, los alcaldes de los municipios más pequeños reclamaron al Principado una modificación de estas bases para obtener un distribución económica «más equitativa». «Habían prometido que se cambiarían para la próxima convocatoria y no ha sido así. Insisto en que no es un reparto razonable y los alcaldes estarán de acuerdo en que todos podamos disfrutar una parte mínima acordada», explicó el amievense. En la misma línea se expresó el regidor de Peñamellera Baja cuando señaló que la solución pasa por «establecer un criterio de mínimos para que todos recibamos una parte y luego ya pueden entrar en juego otros criterios».

Sin embargo, los alcaldes de Cabrales y Cangas de Onís se mostraron menos críticos con el sistema y más preocupados por «la disminución» de las subvenciones. Así, José Manuel González, regidor cangués, afirmó que «este recorte es una demostración más del poco interés del Gobierno regional en los Picos» e instó al Principado a aprovechar el centenario y la elaboración de los Presupuestos Generales para demostrar su compromiso con el mismo. Por su parte, Francisco González, regidor cabraliego, manifestó más preocupación por adaptar el importe del proyecto a la parte que les corresponda de las ayudas, pues «no podemos permitirnos el lujo de pasarnos, debemos limitarnos a lo que nos den porque no hay más dinero».

Lo mismo que hará el Consistorio de Amieva que optará por presentar un plan para sustituir la cubierta de la escuela para mejorar la eficiencia energética, con un coste de 20.000 euros. Algo similar a lo que planean en Peñamellera Alta con la renovación del alumbrado público del pueblo de Oceño y en Peñamellera Baja con un proyecto similar para San Esteban y Cuñaba.

Onís espera una respuesta

En Onís, se inclinarán por un plan más ambicioso como es el arreglo de la pista de Entrepeñas en la localidad de Gamonéu, que está presupuestada en 55.000 euros y que «se lleva aplazando ya un par de años y es muy necesario, pues está gravemente deteriorada».

Así lo expresó el regidor oniense, José Manuel Abeledo, quien explicó a EL COMERCIO que espera una respuesta próximamente del Ministerio. «Les pedí que iniciaran el procedimiento de la salida de nuestro concejo del Parque», señaló Abeledo. Asimismo, aseveró que «también solicitamos la documentación en la que figura que este municipio pasaba a formar parte del espacio protegido. Es un documento de 1918 mediante el que se nos notificaba la integración en el Parque, pero no consta en nuestro archivo».

El regidor de Onís ha sido uno de los más críticos con la gestión del espacio protegido. De hecho, «la escasez» de las ayudas y las restricciones que sus vecinos deben afrontar fueron los motivos que propiciaron que en abril de este año Abeledo mostrara su intención de abandonar el Parque Nacional de Picos.

Fotos

Vídeos