Los Amigos de Ribadesella proponen un albergue para la plaza de abastos

Varios vehículos estacionados en las inmediaciones de la plaza riosellana de abastos. /  NEL ACEBAL
Varios vehículos estacionados en las inmediaciones de la plaza riosellana de abastos. / NEL ACEBAL

Desde la Asociación Riosellana de Turismo Rural consideran que la del alojamiento para peregrinos «es una buena idea y se debe valorar»

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

El futuro de la plaza de abastos de Ribadesella sigue sin resolverse a día de hoy. El debate continúa abierto entre las dos opciones posibles: demolición o conservación. Demolerla para llenar de coches el espacio resultante no parece la mejor solución, pues si se conserva, se conseguirá mantener uno de los pocos ejemplos que quedan en la villa de arquitectura racionalista. Eso sí, requerirá de una importante inversión para darle la ocupación adecuada.

Sobre esos previsibles usos se ha hablado mucho en los últimos tiempos y se han aportado diferentes opciones. Unos apuestan por destinarla a la venta y promoción de productos autóctonos, otros por reconvertirla en centro de día o en centro cultural y algunos por mantenerla como sede social para los colectivos del concejo. Pues bien, en medio de esta tormenta de ideas surge otro uso alternativo planteado por la Asociación Cultural Amigos de Ribadesella (ACAR), que propone dedicarla a albergue de peregrinos.

«Todos sabemos que la afluencia de peregrinos a nivel internacional es cada vez mayor y además es sostenida en el tiempo, no es un turismo de verano», apuntó Juan Muñoz, miembro de la junta directiva. También entiende que el albergue localizado en las antiguas escuelas de San Esteban de Leces se ha quedado pequeño y es insuficiente para la afluencia y necesidades actuales.

Su idea no ha caído en saco roto. El primero en darle el visto bueno fue Sabino Martínez, el presidente de la Asociación Riosellana de Turismo Rural (Aritur). Éste cree que la propuesta de ACAR «no es una mala idea» y por lo tanto considera que debería valorarse. «Yo también soy peregrino y, por lo que veo, Ribadesella necesita contar con un albergue en el casco urbano, no en las afueras, porque en casi todos los sitios por donde pasa el Camino de Santiago tienen los albergues en la misma población. Así que la idea es buena y me parece perfecta», afirmaba ayer Martínez.

Los Amigos de Ribadesella solo esperan que todas las opciones posibles se pongan sobre la mesa para conocer sus ventajas e inconvenientes. Para ello proponen escuchar tanto a los técnicos como a la sociedad civil y piden que los partidos políticos sean «receptivos a opciones distintas a las propias». Juan Muñoz cree que los representantes políticos municipales tienden «a marcar diferencias, a no coincidir con el adversario y a no dejarse convencer aunque sus argumentos resulten mas poderosos».

Desde la entidad cultural entienden que la solución futura que se le dé a la plaza de abastos debe situarse dentro del contexto general del Campo las Rollas, porque «si de algo adoleció hasta ahora el urbanismo riosellano, fue de considerar cada espacio como una unidad aislada y no como una pieza que debe encajar en un puzzle mucho mayor». Así se recoge en la editorial que el colectivo ha publicado en su revista 'La Plaza Nueva', cuyo autor ha sido Juan Muñoz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos