110 años de culto a la Virgen de Guadalupe

Los dos ramos para festejar a la Virgen de Guadalupe, repletos de pan artesanal, salían a mediodía del barrio de La Granda.
Los dos ramos para festejar a la Virgen de Guadalupe, repletos de pan artesanal, salían a mediodía del barrio de La Granda. / G. F. B.

La Pereda celebró ayer su fiesta centenaria con misa, dos ramos, procesión y festival folclórico

GUILLERMO FERNÁNDEZ LLANES.

Ayer se cumplían 110 años de la inauguración oficial de la iglesia de La Pereda. El coste total de la obra, incluidas imágenes, ornamentos, libros de culto y ropa para el uso del clero, fue de 14.919 pesetas, y lo habían asumido los primos Diego Bustillo Fernández y Francisco Bustillo Galguera, indianos en México.

Después de 110 años, en La Pereda siguen homenajeando a la Virgen de Guadalupe. Ayer, a mediodía, el gaitero Julián Herrero y su hermana Conchita, en la función de tamboritera, acompañaban la salida de los dos ramos desde el barrio de La Granda. Uno lo ofrecía la familia Bustillo y otro el lugareño Vicente Fernández Sordo. A continuación, oficiada por Florentino Hoyos, párroco de Llanes, se celebró la misa asturiana acompañada a la gaita y cantada por el coro de Parres. El templo estaba abarrotado por los devotos.

Al término de la función religiosa se formaba una breve procesión que transitó por los alrededores de la Vega de San Roque. Abría la comitiva el estandarte de la Guadalupana, en manos de Germán Troconis, y a su estela marchaba la pareja de gaiteros de Balmori.

Por detrás, aparecían los dos ramos de pan artesanal. Uno a hombros de Emilio Cea, Alfonso Romano, Vicente Fernández y Sergio Romano, y el otro trasladado por Jorge Arenas, Luis González, Gabriel Núñez y Borja Romano. Tras las pirámides de pan se presentaban medio centenar de mozas ataviadas de llanisca y batiendo las panderetas al ritmo de un tambor en manos de la joven Celia Noriega Fernández. En los varales de las andas de la Virgen de Guadalupe oficiaban como costaleros Raúl Villar, Antonio Mochales, José Antonio Junco y Ricardo Gómez.

Al finalizar la procesión tuvo lugar el ofrecimiento del ramo y un extraordinario Pericote de una triada, con intervención de la familia Cea: Emilio, Gema y Conchita.

Fotos

Vídeos