El aparcamiento del solar de la Nave Delfa estará operativo la próxima semana

El solar de la Nave Delfa que pronto acogerá un aparcamiento gratuito, en Ribadesella. / NEL ACEBAL

Estos días los operarios proceden a hormigonar la zona y el centenar de plazas resultantes se abrirán a finales de mes

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

La demolición de la Nave Delfa se consumó en menos de una semana, pero el acondicionamiento de la explanada resultante como parking público municipal tardará un poco más. El nuevo aparcamiento de Ribadesella no estará operativo hasta la semana que viene. Esta semana comenzaba el hormigonado del perímetro para evitar futuros hundimientos del terreno, así que la explanada no se pavimentará y señalizará hasta la semana que viene. El centenar de plazas resultantes se abrirán durante los últimos días del mes de julio y estarán a pleno rendimiento con la llegada de agosto, con la semana grande de Piraguas. La actuación incluye la instalación de una malla hércules que separará el nuevo aparcamiento del recinto perteneciente a la Casa del Mar.

Los trabajos de acondicionamiento de la parcela han generado algunos interrogantes entre población y formaciones políticas. Es el caso del coordinador del grupo local de Ciudadanos, Luis Fuentes, quien utilizó las redes sociales para interesarse por el cierre perimetral de la plaza de abastos durante el pasado fin de semana. La demolición concluyó el pasado miércoles y Fuentes recomendó abrir la zona colindante con la plaza para ganar «mayor fluidez en el tránsito de los vehículos allí estacionados».

Ciudadanos también ha denunciado la falta de señalización en el paso a nivel de Truyes (Collera) que, afirma, carece de cualquier tipo de medida de seguridad, ya sean barreras o semáforos, y tiene las señales tiradas «por los suelos». Una de ellas está apoyada en la base de un árbol. La formación naranja cree que el Ayuntamiento de Ribadesella debería informar a los turistas y visitantes sobre la existencia de un paso alternativo más seguro por la tejera de Llovio, con el que se evita este peligroso paso a nivel.

Entre las peticiones más recientes planteadas por Luis Fuentes se ha incluido la búsqueda de soluciones para evitar accidentes en el resbaladizo pavimento existente en las calles peatonales de la villa. En concreto, se hizo especial hincapié en las plazas Reina María Cristina y La Atalaya, además de la calle Manuel Fernández Juncos. Para evitar accidentes, Luis Fuentes, propuso hacer lo mismo que en la ciudad de Oviedo, donde se han hecho estrías en la piedra para evitar deslizamientos. «Y si rallar las calles resulta costoso, se podría utilizar algún tipo de pintura antideslizante, algún revestimiento que una vez proyectado evitaría la caída de los transeúntes», afirmó. En la zona ya se registraron varios accidentes, sobre todo de personas mayores.

Fotos

Vídeos