Arranca un nuevo intento de conquistar la sima más profunda de España, en Picos

Hay tramos sumamente estrechos.

Ocho espeleólogos del proyecto '17 picos + 17 simas' entrarán hoy en el Cerro del Cuevón, en Cabrales, con la intención de alcanzar su fondo, a menos 1.600 metros

LUCÍA RAMOS CARREÑA.

Nuevo envite a las entrañas de los Picos de Europa dentro del proyecto '17 picos + 17 simas' que lidera el bombero toledano Carlos Flores. En la tarde de ayer, un grupo de ocho espeleólogos procedentes de diversos puntos de la geografía española llegaban al refugio de Jou de los Cabrones, en el concejo de Cabrales. Lo hacían con la intención de iniciar, hoy, un nuevo 'ataque' a la Torca del Cerro del Cuevón, la sima más profunda de España y la séptima del mundo, con un desnivel negativo de 1.600 metros.

De los ocho que hoy se adentren en la oquedad, solo tres permanecerán dentro de la misma durante los próximos ocho días, revisando la instalación de cuerdas y 'vivac' que ya realizaron durante los dos últimos veranos y avanzando, poco a poco, con la colocación nuevos enganches y cuerdas. «Vamos a alcanzar los menos 1.300 metros seguro, y a partir de ahí, si nos vemos con fuerzas y ganas, intentaremos hacer punta hasta el final de la sima, a menos 1.589 metros», explicaba ayer Flores a EL COMERCIO. Otra de sus misiones, recordaba, es la de instalar los sensores que utilizarán en el Instituto Geológico y Minero Español (IGME), con el que colaboran, para recoger la temperatura, corrientes de aire y emisiones de gases en el interior de la gruta, dentro del proyecto Sismosima.

Los que vienen serán unos días duros para este grupo, pues a las intensas jornadas de doce horas que les esperan, se suman las complejas condiciones existentes en el interior de la sima, con una temperatura de unos 4,5 grados y una humedad de entre el 90% y el 100%. «Está claro que la condición física es importante, pero casi más lo es la psicológica, pues, al fin y al cabo, si estás animado puedes conseguir sacar fuerzas para seguir adelante, pero si anímicamente estás tocado, lo puedes pasar muy mal estando a tanta profundidad», reconocía el cabecilla de la expedición. Los expertos indican que conquistar el Cerro es equiparable a escalar «un ochomil de los difíciles», pues no solo la profundidad, sino la propia orografía de la sima, con subidas, bajadas, altas cascadas y zonas sumamente estrechas, la hace especialmente complicada.

Está previsto que en los próximos días vayan llegando nuevos grupos que irán reforzando los turnos y llevando material, víveres e información del exterior a los espeleólogos.

Fotos

Vídeos