Las asociaciones turísticas riosellanas, «tristes» por los recortes municipales

Los empresarios se mostraron comprensivos, aunque lamentaron la decisión del gobierno de dejar de realizar campañas gratuitas

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

Las asociaciones empresariales del concejo de Ribadesella vinculadas al mundo del turismo y la hostelería han lamentado la decisión municipal anunciada por la alcaldesa que prevé un «recorte importante» en los gastos de promoción, aunque también la comprenden. Mientras al vicepresidente de la Asociación de Hostelería, Luis Fernando Bulnes 'Calano', reconocía ayer que es «una decisión triste pero acertada», al presidente de la Asociación Riosellana de Turismo Rural (Aritur), Sabino Martínez, no le parecía la mejor noticia, «porque el producto interior bruto de este concejo está fundamentado en su gran mayoría por el sector turístico».

Martínez reconoció que la implicación empresarial en la mayor parte de las actividades promovidas por el Ayuntamiento nunca ha sido excesiva, «pero es que a las reuniones de la asociación solo vienen dos o tres», censuró. A su parecer, esa falta de connivencia empresarial se debe a que los negocios funcionan bien. «La gente solo le ve las orejas al lobo cuando lo tiene metido en casa y se conforman con vender dos meses de verano, pero si algún día les falla ese verano, a lo mejor comienzan a preocupase», afirmó.

Propietario de un hotel rural en la localidad de Camangu, el presidente de Aritur aseveró desconocer los motivos de la baja participación en el último Concurso de Pinchos -solo siete establecimientos-, pero para evitarlo en el futuro propuso introducir cambios y hacer cosas diferentes. Respecto a este asunto concreto, su colega Luis Fernando Bulnes tampoco encontró explicación alguna a tanta desidia empresarial, «porque es un evento que deja mucho dinero en un fin de semana de temporada baja, sirve para promocionar el concejo y sin coste alguno para el empresario». Cada establecimiento suele vender entre cuatrocientos y quinientos pinchos con sus correspondientes consumiciones y «lo importante no es ganar, sino vender cada año más», añadió.

El Concurso de Pinchos solo tuvo siete bares, lo que agotó la paciencia de la alcaldesa

Sabino Martínez también señaló que son los empresarios quienes deben hacer frente a la promoción turística, «pues somos los que nos llevamos el beneficio, pero siempre debemos contar con el apoyo del sector público». También se mostró de acuerdo con que el recorte en promoción turística se traslade a la captación de nuevas empresas, «porque hay que beneficiar al resto de sectores». No obstante, recordó que la economía de un pequeño municipio como el de Ribadesella se mueve en cadena, «si a mí me va bien, yo contrato otra cosa, el pintor puede pintar, el electricista puede venir a arreglarme cosas. Todos los sectores deben verse implicados», añadió.

Las intenciones del equipo de gobierno presidido por Charo Fernández pasan por crear una una web de promoción empresarial para atraer nuevas empresas al concejo y para dar a conocer y divulgar aquellas que ya están asentadas en el municipio.

Fotos

Vídeos