Avall estudia recurrir el informe de la CUOTA que permite construir en Llanes

Parcelas de La Raizona, en Llanes, donde el informe de la CUOTA abre la vía a la tramitación de licencias municipales. /  JUAN LLACA
Parcelas de La Raizona, en Llanes, donde el informe de la CUOTA abre la vía a la tramitación de licencias municipales. / JUAN LLACA

«Da el visto bueno a pesar de no haber normativa urbanística», alerta la asociación sobre el documento, que abre la puerta a licencias en varias zonas paralizadas

GLORIA POMARADA LLANES.

El informe de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio del Principado de Asturias (CUOTA) trasladado al Ayuntamiento de Llanes a mediados del mes de enero y que abre la puerta a la tramitación de licencias de construcción en varias zonas paralizadas del concejo ha despertado el reparo de la Asociación de Vecinos y Amigos de Llanes (Avall). La entidad de utilidad pública ya ha solicitado ante la CUOTA los informes emitidos, que serán ahora analizados por sus servicios jurídicos. Por el momento, explican desde Avall, la comisión urbanística les ha entregado uno de los expedientes, el correspondiente a La Raizona. «Estamos a la espera de obtener los otros y valorarlos con el jurista», precisan.

Tal y como adelantó este periódico, tanto Ayuntamiento como particulares con intereses de construcción en terrenos como La Huertona o La Raizona -incluidos en planes parciales- habían solicitado en el último año una aclaración sobre la capacidad municipal de otorgar licencias, dada la ausencia de planeamiento urbanístico. La CUOTA resolvió que si el suelo en cuestión «se transformó en suelo urbanizado, reuniendo todas las características y condiciones del suelo consolidado, el Ayuntamiento podrá otorgar licencias aplicando directamente las condiciones del TROTU».

«El tema es que están dando el visto bueno a pesar de no haber normativa urbanística, no se ha tenido en cuenta que al anular el plan general de ordenación (PGO) se anulan los planes parciales», señala Avall. Apuntan, además, a que «expertos de la CUOTA no lo tenían claro».

«Similitudes» con el Kaype

Para la entidad, este último capítulo urbanístico guarda similitudes con la ampliación del hotel Kaype, cuya licencia fue anulada por la misma CUOTA en 2014. «Los argumentos son los mismos que se utilizaron con el Kaype, que después se tumbaron», indican. Esos «argumentos», esgrimidos en este caso por los particulares, pasan por considerar las parcelas como suelo urbano consolidado por ser terrenos dotados de servicios de acceso rodado, abastecimientos, capacidad de uso residencial y estar integrados en una malla urbana cuyos viales y redes de servicios «no están desligados del entramado urbanístico existente», tal y como recoge el artículo 113 del TROTU, el texto refundido de la legislación urbanística asturiana. Ese artículo y su aplicación fue precisamente uno de los puntos más controvertidos en el juicio de presunta prevaricación urbanística por el 'caso Kaype', celebrado la pasada semana en el Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo.

«Es parecido al Kaype, aunque no igual», señalan desde Avall, personado como acusación popular en el caso. La diferencia radica, a su entender, en que las parcelas de la ampliación del establecimiento hotelero de Barro «no eran urbanizables, estaban sin accesos». Así lo señalaron también peritos de la CUOTA en su declaración ante la magistrada, que refirieron la ausencia de servicios en una de las parcelas y la existencia únicamente de un colector y accesos en la otra.

Sin embargo, en las parcelas de zonas como La Raizona sí existirían esos servicios. Durante la etapa del gobierno socialista se llegaron a otorgar seis licencias de obra y cinco de las parcelas fueron ocupadas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos