El Bollu aúna generaciones

En la mayoría de las carrozas compartían espacio veteranos, jóvenes y niños en una demostración de amor por las fiestas de La Peruyal.
En la mayoría de las carrozas compartían espacio veteranos, jóvenes y niños en una demostración de amor por las fiestas de La Peruyal. / NEL ACEBAL

Pequeños y mayores compartieron el espíritu de La Peruyal en Arriondas | Más de treinta carrozas desfilaron por las calles de la capital parraguesa en un derroche de alegría y pasión folixera regadas con sidra

LUCÍA RAMOS ARRIONDAS.

La Peruyal está de fiesta, y con ella todo el concejo de Parres y sus alrededores. Miles de personas de todas las edades se dieron cita ayer en la capital parraguesa para disfrutar, un año más, del tradicional desfile de carrozas. Son las del Bollu unas fiestas marcadas por la tradición, que desde su creación, en 1949, los mayores se encargan de transmitir a los más pequeños. Un espíritu folixero del que hicieron gala, a bordo de 33 carrozas decoradas con todo tipo de temáticas con la asturianía cono nexo, no solo los veteranos que ya cargan con decenas de ediciones a sus espaldas, sino los jóvenes que se encargarán de mantener viva la fiesta.

Pasaba un buen rato de las seis de la tarde cuando, bajo un orbayo que pronto quedó en nada, arrancaba la comitiva, encabezada por el presidente de la comisión de fiestas, Juan Antonio Caldevilla, y el alcalde de Parres, el socialista Emilio García Longo, acompañado por sus concejales. Les seguían los imponentes bueyes casinos 'Cachorro' y 'Galán', propiedad del llanisco Juan González 'El Marineru', tirando de un carro del país. Todo ello, al son de la Banda de Gaitas de Corvera, a la que seguía un nutrido grupo de mozas portando el ramu de Castañera.

A partir de ahí, fue toda una sucesión de plataformas cuidadosamente engalanadas, bandas de gaitas y grupos folclóricos que hicieron la delicia del numeroso público. Pese a que la temática de la mayoría de las carrozas hacía referencia a la bucólica vida en el campo, con numerosas alusiones también al Descenso Internacional del Sella, no faltaron tampoco los toques de humor, como el que aportaron los jovencísimos ocupantes de la plataforma titulada 'Descanso Internacional de la Hierba'. También arrancaron aplausos, risas y vítores entre los asistentes los miembros del peculiar pelotón de 'Le Tour de Parres', una original carroza de evidente temática ciclista a la que no le faltaba detalle. Estaban, por ejemplo, el rey de la montaña, con su maillot de topos rojos, y también los reporteros de 'Televisión de Parres', con su cámara, su micro y su pértiga.

Pero si hubo dos grupos que llamaron poderosamente la atención del público gracias a lo elaborado de sus montajes, esos fueron los de las fiestas de Los Ramos de Llames de Parres y la Asociación Cultural y de Festejos de San Roque de Arobes. Los primeros llevaban consigo una fiel reproducción del Puente Romano de Cangas de Onís, con su Cruz de la Victoria incluida, y los segundos transportaban su propia Santa Cueva de Covadonga, con la Santina como protagonista indiscutible.

Entre medias, una decena de bandas musicales y grupos folclóricos se encargaron de amenizar el desfile. Entre ellas se encontraban los gallegos de la Banda de Gaitas Dambara de Burela, la Banda de Gaitas Seronda, el Grupo Trasgu de Oviedo, el Grupo de Danzas El Torrejón de Adrada de Haza (Burgos), la Banda de Gaitas Los Yerbatus de Bimenes y el grupo maliayo Aires de Asturias, que en esta ocasión llegó acompañado por los chipriotas del Inonu Youth Center Culture, Art and Sport Association, cuyos componentes quedaron «maravillados» con el despliegue.

Finalmente, cerraban la comitiva la Reina de las fiestas, Carmen Pellico, junto a sus Damas de Honor, Inés Somoano y Alba Sierra, y la animada Fanfarria El Felechu de Corvera, encabezada por el incansable Lucas Dorado, 'el Charlot asturiano'. De hecho, la presencia de Dorado era doble ayer, pues desde la aldea de Sinariega quisieron honrar a tan singular personaje con una carroza en homenaje a la fanfarria en la que no faltó un doble del imitador de Charlot.

Una vez finalizado el recorrido, los folixeros se dieron cita en el parque de la Concordia, donde se repartieron los 3.000 bollos y botellas de vino a los socios. La jornada, que había comenzado por la mañana con pasacalles, misa y el LXVI Festival Folclórico de La Peruyal, finalizó con una merienda y una romería amenizada por Suavecito y Nueva Banda.

La folixa continuará hoy, a las 16.30 horas en el parque de La Llera, con atracciones, juegos y golosinas para los más pequeños y el tradicional pasacalles y reparto del Bollín, a partir de las ocho.

Fotos

Vídeos