En busca de las jotas olvidadas

Los miembros del Grupu Etnográficu L'Oriente, en el taller de Trajes regionales Galguera, en Naves. /  N. ACEBAL
Los miembros del Grupu Etnográficu L'Oriente, en el taller de Trajes regionales Galguera, en Naves. / N. ACEBAL

Recorren los concejos de la comarca en busca de testimonios sobre cómo era este baile, la música y la indumentaria para crear un archivo folclórico El musicólogo Santi Galguera pone en marcha el Grupu Etnográficu L'Oriente

LAURA CASTRO GIJÓN.

Todo surgió de una idea entre amigos. El musicólogo de 22 años, Santi Galguera, decidió crear el Grupu Etnográficu L'Oriente para unir a todos los que como él tuvieran inquietud por conocer de cerca la cultura del Oriente de Asturias. Desde baile, música y lingüística hasta gastronomía, deportes e indumentarias. «Estamos abiertos a todo el mundo, sin importar la edad», indica Galguera. De hecho, los 25 miembros que integran el grupo actualmente se mueven en una franja de edad de entre catorce y sesenta años.

Aunque están en una «fase inicial», tienen claras las líneas a seguir. Es más, ya se han puesto en marcha con un importante trabajo de campo. «Pensábamos que la jota se bailaba de manera uniforme, pero hemos descubierto que no», señala Galguera. Por eso, los miembros de la agrupación folclórica se están recorriendo en la actualidad los concejos de la comarca en busca de informantes que den testimonio de cómo se baila la jota desde las Peñamelleras hasta Llanes. «No se trata solo de los pasos en sí, sino de la música, la indumentaria... Queremos abarcar todos los ámbitos culturales posibles», concreta.

En esta misión de salvaguardar la cultura no están solos. Cuentan con el apoyo de expertos como Xosé Ambás. «Es muy gratificante para los que llevamos muchos años en esto ver que viene gente moza con ganas de seguir trabajando», comenta. Afirma que el proyecto de Galguera le parece «muy interesante porque está centrado en la tradición de la parte oriental de Asturias, que es una zona muy rica en cultura que a veces queda algo descuidada por los repertorios asturianos». Es por tanto, a su parecer, «una apuesta importante y necesaria».

Su trabajo servirá para divulgar la riqueza cultural de una zona «olvidada» Les asesoran expertos en folclore como Xosé Ambás y en antropología como Fe Santoveña

También cuentan con el asesoramiento y el apoyo de la antropóloga Fe Santoveña, quien no puede evitar mostrarse sorprendida por la amplitud de conocimientos que tiene el joven Santi Galguera. Al igual que Ambás, señala que «es muy interesante que surja un grupo como éste precisamente en el Oriente de Asturias, tan centrado en el Corri Corri y el Pericote». Esta riqueza de la comarca, ha quedado a su parecer «muy oscurecida con el devenir cultural de la región en el siglo XX y agrupaciones como la de Santi le dan visibilidad a otros géneros de música, canto y baile». Agrega que su trabajo «da una perspectiva nueva que dará un valor añadido a la evolución de la cultura tradicional y no solo del Oriente, pues se podría extrapolar a otras partes de Asturias».

Aunque sin duda, el apoyo más importante para Santi se lo ofrece su madre, Gloria, propietaria de Trajes regionales Galguera, desde donde bucea en la historia del Oriente a través de las indumentarias tradicionales. Su experiencia y conocimientos la convierten en uno de los miembros «indispensables» del grupo folclórico impulsado por su hijo. «Estamos empezando a andar», reconoce Santi, pero correrán pronto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos