Cabrales exige un pediatra propio para su ambulatorio y las Peñamelleras

Marifé Gómez y Carlos Suárez, en el ambulatorio de Llanes. / ACEBAL
Marifé Gómez y Carlos Suárez, en el ambulatorio de Llanes. / ACEBAL

La oposición en la Junta secunda la demanda y reclama al Principado incentivos para fijar a los sanitarios en la zona y «un acuerdo para mejorar la gestión del personal»

GLORIA POMARADA CARREÑA.

En Cabrales «se acaba la paciencia» por la falta de pediatra. Los padres de menores afectados por la marcha de la profesional asignada al centro de salud de Llanes -que cubre de forma itinerante Cabrales y las Peñamelleras- se concentraron ayer frente al consultorio de Carreña dada la situación que les sitúa «otra vez partiendo de cero», apenas mes y medio después de la llegada de la pediatra y tras un verano de reivindicaciones. Su demanda ahora pasa por la asignación de un pediatra propio para Cabrales y las Peñamelleras, concejos que atiende una vez por semana y durante dos horas el profesional sanitario con plaza en Llanes. «Estamos totalmente desatendidos. Queremos un servicio más amplio, lo comparamos por ejemplo con Colunga que tiene un cupo similar de cartillas y ellos tienen pediatra los cinco días de la semana. No sabemos qué baremos utilizan», denunció la portavoz de las familias afectadas en Cabrales, Begoña Díaz, arropada ayer por una veintena de padres. El número de cartillas registradas entre los tres concejos, señalaron, es de 337. «Hay población suficiente para que se haga un cupo y no tenemos ni siquiera un centro de referencia», lamentó Díaz.

La solución durante el periodo en el que se prolongue la ausencia de pediatra, explicaron, es que preste el servicio un médico de familia con conocimientos de pediatría un día a la semana. Para atenciones a menores fuera de la fecha establecida, denunciaron, deben trasladarse al servicio de Urgencias del hospital de Arriondas. «Son 40 kilómetros, tenemos que estar viajando constantemente para llevarlos al médico», señalaron las familias, que expresaron ayer su malestar por sentirse «ciudadanos de segunda, no solo en este aspecto, también en transporte o educación. Pagamos los mismos impuestos que cualquier otro ciudadano del centro pero nos faltan todos los servicios».

Los padres cabraliegos no estuvieron solos en su protesta. La situación de ausencia de pediatra que vive esta zona oriental por segunda vez en seis meses suscitó las reacciones de los grupos parlamentarios de PP, Foro y Podemos, así como de los alcaldes de los concejos afectados. El Ayuntamiento de Cabrales solicitó ayer una reunión urgente con el consejero de Sanidad, Francisco del Busto, a la que acudirán los tres municipios. «Le preguntaremos al consejero por el plan de contratación que tienen y cómo es revisable. No es lógico que una plaza que se sacó hace dos meses pueda tener libertad para hacer un traslado interno sin estar asegurado este puesto», indicó el regidor cabraliego, Francisco González (PP), presente en la concentración. En el mismo punto insistió el también popular José Manuel Fernández, alcalde de Peñamellera Baja: «antes de aceptar un cambio de los trabajadores habría que tener cubierta la plaza que se deja». Por su parte, el alcalde de Peñamellera Alta, José Antonio Roque (Foro), señaló que ayer mismo se puso en contacto con Sanidad para aclarar la situación y la respuesta obtenida fue que el problema reside «en que hay pocos pediatras».

«Hay población para el cupo y no tenemos ni centro de referencia», dicen las familias

337 cartillas de menores

Respecto al planteamiento de las familias de exigir un pediatra para la zona, tanto ayuntamientos como diputados en la oposición de la Junta General comparten la demanda. «Es un sinsentido que un centro con 337 cartillas no disponga de una atención diaria que en otros lugares del Oriente sí existe con menos cartillas. Al Gobierno de Javier Fernández se le llena la boca hablando de planes para aumentar la población en las alas y no se les está dotando de servicios esenciales como es la atención pediátrica», criticó el diputado de Foro Pedro Leal, quien participó en la concentración de Carreña. Por ello, adelantó, pedirán al Ejecutivo regional que «primen las plazas de atención pediátrica ambulatoria» frente a las hospitalarias.

Por su parte, los diputados del PP Marifé Gómez y Carlos Suárez se desplazaron ayer hasta el centro de salud de Llanes para reclamar «incentivos para los puestos de difícil cobertura», como es la plaza pediátrica de esta zona oriental. El primer paso, señaló el portavoz popular en materia sanitaria, sería elaborar una «lista clave» para determinar ese tipo de plazas. Suárez recuperó, además, una iniciativa de su grupo en la que proponían al Gobierno regional destinar «dos millones de euros» a alicientes como la «promoción profesional de las áreas en precario» o «puntos para posibles traslados u obtener mejor posición en las ofertas públicas de empleo si eres interino, además de incentivos económicos». Los diputados del PP afearon, además, que el consejero se Sanidad «se vaya de viaje» -se encuentra en los campamentos de Tindouf (Argelia) en una visita institucional- «en pleno colapso de la epidemia de gripe».

Para Podemos, que el martes estuvo representado en la reunión de afectados en Arenas por los diputados Andrés Fernández Vilanova y Paula Valero y la pediatra del hospital Grande Covián Covadonga Tomé, «Cabrales necesita un cupo de pediatría adicional para la zona y acuerdo con los sindicatos para mejorar la gestión de personal». En este sentido, la formación morada anunció ayer que ha registrado una pregunta urgente en la Junta sobre el «por qué no se ofertan las vacantes como interinidades».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos