El «calvario» de la carretera de la Pesanca, en Piloña, llega a su fin

Primera fase de las obras en la carretera a la Pesanca. / E. C.
Primera fase de las obras en la carretera a la Pesanca. / E. C.

El Ayuntamiento comienza las obras con la construcción de un muro de hormigón para evitar hundimientos en la pista a la salida de Riofabar

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

Era un clamor que finalmente se ha visto respondido. Muchos visitantes habían llamado la atención en los últimos años sobre el pésimo estado que presentaba la carretera que une el pequeño núcleo de Riofabar con el área recreativa de La Pesanca, enclaves de la parroquia piloñesa de Espinaréu que pasan por ser algunos de los puntos más visitadas del concejo.

Pese a este hecho, o quizás precisamente por el alto número de coches que la transitan, la vía presenta actualmente unas condiciones pésimas de conservación. De hecho se ha convertido en un camino lleno de baches insalvables. Los mismos vecinos habían denunciado en los últimos años la pésima situación del firme y, en muchas ocasiones, ellos mismos eran los primeros destinatarios de las quejas de los visitantes. Muchos turistas quedaban impresionados por la gran belleza natural de la zona, cuentan los residentes, pero planteaban que «el calvario» que suponía llegar no merecía la pena.

Esta situación llega ahora a su fin con el arranque de las primeras intervenciones necesarias para reformar totalmente la vía. Los trabajos, adjudicados en 46.769 euros a la empresa Obras Públicas Anderbe S.L. ya han dado comienzo y se han centrado en primer lugar, ante la urgencia de la intervención, en la construcción de un muro de hormigón para sustentar la carretera en un tramo situado a la salida de Riofabar. En este punto la carretera corría grave riesgo de venirse abajo.

De igual forma también se han ejecutado ya algunas intervenciones en el núcleo de Riofabar. Precisamente la llegada de las obras ha sido uno de los aspectos mejor recibidos por los vecinos, preocupados por la mala conservación de sus calles y su plazoleta central. Una vez culmine la primera fase, llegará el turno de la mejora completa del firme a lo largo de los dos kilómetros que separan la población del área recreativa de La Pesanca. La previsión que barajan desde el Consistorio es la de finalizar las obras en una semana.

Pese a que el mal estado de la vía era el centro de las críticas, incluso en las redes sociales, los problemas presupuestarios del Ayuntamiento piloñés durante la crisis impidieron acometer la intervención. Gracias al aumento de la capacidad inversora en los últimos ejercicios, el equipo de gobierno de Iván Allende decidió sacar a licitación los trabajos en estos últimos meses, dando respuesta a una de las reivindicaciones en infraestructuras con incidencia directa en el turismo. Y es que, esta zona de La Pesanca recibe en los días agradables de la primavera y el verano la visita de muchas personas que aprovechan para pasar un día de campo, disfrutando de los servicios de este área. Además, de la zona parten numerosas rutas, que los grupos de montañeros de toda Asturias suelen recorrer, pues desde esta zona se puede acceder a rincones como Les Foces del ríu Infiernu o el pico Vízcares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos